Los orígenes del movimiento obrero 2: La internacional Obrera

La Internacional de los Trabajadores La reunión del Salón de San Martín.

Artículo extraído de La Tribune des Travailleurs – No197 –  10  de julio de 2019

Acción común de un país a otro

2 san martin.pngEn nuestro artículo anterior (El origen de la bandera Roja), recordamos cómo la revolución de 1848 marcó la ruptura definitiva entre la clase obrera y la burguesía. Es en  derramamiento de la sangre de los trabajadores en junio de 1848 que se revela completamente el carácter antagónico de los intereses de estas dos clases sociales.

Desde el primer despertar de su conciencia de clase, los trabajadores comprenden que su fuerza reside en su unidad.

“Tan pronto como los trabajadores reconozcan (…) que deben abolir la competencia en sus propias filas para oponerse con resistencia efectiva al poder superior del capital, solo tienen un paso para lograr esta noción más profundamente que también deben detener la competencia entre las clases trabajadoras de varios países (enfatizados por nosotros)y” que su acción conjunta es necesaria para romper el dominio internacional de la burguesía. Es por eso que la tendencia internacional se sintió muy temprano en el movimiento obrero moderno”.

Incluso antes de 1848, se habían realizado intentos de contacto entre organizaciones laborales en Europa. En 1846, Marx le propuso a Proudhon, a pesar de sus diferencias, establecer “Comités de correspondencia comunistas que se encargarán de mantener relaciones entre los socialistas alemanes, franceses e ingleses para mantenerlos al tanto de los proyectos del socialismo en cada país”.

En 1847, Marx y Engels formularon la necesidad teórica y política en la famosa frase del Manifiesto del Partido Comunista: “¡Proletarios de todos los países, uníos! “

Después del terrible derramamiento de sangre de 1848, la represión se extendió por toda Europa contra el movimiento obrero.

No fue sino hasta 1861 que se pudo celebrar una primera reunión de activistas franceses e ingleses en Londres para estudiar la posibilidad de vínculos internacionales permanentes.

En 1862, con motivo de la Exposición Universal en París, hubo una “fiesta de fraternización” entre delegados franceses e ingleses.

En 1863, se celebró una segunda reunión con motivo de una acción conjunta contra la opresión que el imperio zarista ruso ejerce sobre Polonia. La solidaridad de los trabajadores contra la represión fue, desde el principio, un componente esencial de la formación de la Internacional de los Trabajadores.

Al mismo tiempo, se dan los primeros pasos para luchar conjuntamente contra los capitalistas ingleses que importaron trabajadores franceses menos organizados (y por lo tanto menos remunerados) para oponerlos a los trabajadores ingleses.

Dirigiéndose a los trabajadores franceses, los sindicatos británicos escriben: “La fraternidad de los pueblos es extremadamente necesaria en interés de los trabajadores”. Los trabajadores parisinos deciden responder y enviar una delegación a Londres. Para recibirlos, los sindicalistas ingleses organizan una reunión el 28 de septiembre de 1864. Se lleva a cabo en el Salón de San Martín en una sala abarrotada. Esta es una oportunidad para afirmar la solidaridad internacional con la insurgencia polaca que acaba de ser aplastada. El grabador parisino Henri Louis Tolain hace un llamado a los trabajadores de todos los países para que se unan “para oponerse a una barrera insuperable a un sistema desastroso“. En nombre de los trabajadores franceses, otro activista, Victor Le Lubez, propone un proyecto de asociación que reuniría a trabajadores de todos los países. El proyecto es aceptado por todos los participantes: las diferentes corrientes del movimiento sindical inglés, los delegados franceses cercanos a Proudhon, que solo privilegian la lucha económica, los comunistas alemanes, los italianos vinculados al republicano Giuseppe Mazzini. Se designa un comité para redactar el programa y los estatutos. Después de muchos intentos fallidos, es Karl Marx a quien el comité confía para escribir el discurso inaugural y los estatutos.

La discusión ha progresado, ya no se trata solo de garantizar la necesaria solidaridad de los trabajadores. El objetivo de la Internacional es “la conquista del poder político” por la clase trabajadora. El discurso inaugural fue adoptado por unanimidad el 1 de noviembre de 1864. Se constituyó la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT).

Reúne a su interior a todas las corrientes del movimiento obrero que se afirman como una fuerza social. Por primera vez, la Internacional de los Trabajadores, necesaria para la lucha emancipadora de los trabajadores, encontró una forma organizada.

La conquista del poder político, el primer deber de la clase obrera ” 

(Discurso inaugural de la Asociación Internacional de Trabajadores, 1 de noviembre de 1864)

El discurso inaugural de la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT) fue redactado por Karl Marx con un mandato del comité formado en la reunión del Salón de San Martín para elaborar un proyecto de estatuto para una asociación internacional.

Extractos: La conquista del poder político ha venido a ser, por lo tanto, el gran deber de la clase obrera. Así parece haberlo comprendido ésta, pues en Inglaterra, en Alemania, en Italia y en Francia, se han visto renacer simultáneamente estas aspiraciones y se han hecho esfuerzos simultáneos para reorganizar políticamente el partido de los obreros.

La clase obrera posee ya un elemento de triunfo: el número. Pero el número no pesa en la balanza si no está unido por la asociación y guiado por el saber. La experiencia del pasado nos enseña cómo el olvido de los lazos fraternales que deben existir entre los trabajadores de los diferentes países y que deben incitarles a sostenerse unos a otros en todas sus luchas por la emancipación, es castigado con la derrota común de sus esfuerzos aislados. Guiados por este pensamiento, los trabajadores de los diferentes países, que se reunieron en un mitin público en Saint Martin’s Hall el 28 de septiembre de 1864, han resuelto fundar la Asociación Internacional.  (Extractos del discurso inaugural de la Asociación Internacional de Trabajadores)

“La emancipación del trabajo no es un problema, local o nacional, sino social, abarca todos los países”

 Considerando:

  • que la emancipación de la clase obrera debe ser obra de los obreros mismos; que la lucha por la emancipación de la clase obrera no es una lucha por privilegios y monopolios de clase, sino por el establecimiento de derechos y deberes iguales y por la abolición de todo privilegio de clase;
  • que el sometimiento económico del trabajador a los monopolizadores de los medios de trabajo, es decir de las fuentes de vida, es la base de la servidumbre en todas sus formas, de toda miseria social, degradación intelectual y dependencia política;
  • que la emancipación económica de la clase obrera es, por lo tanto, el gran fin al que todo movimiento político debe ser subordinado como medio;
  • que todos los esfuerzos dirigidos a este gran fin han fracasado hasta ahora por falta de solidaridad entre los obreros de las diferentes ramas del trabajo en cada país y de una unión fraternal entre las clases obreras de los diversos países;
  • que la emancipación del trabajo no es un problema nacional o local, sino un problema social que comprende a todos los países en los que existe la sociedad moderna y necesita para su solución el concurso teórico y práctico de los países más avanzados;
  • que el movimiento que acaba de renacer entre los obreros de los países más industriales de Europa, a la vez que despierta nuevas esperanzas, da una solemne advertencia para no recaer en los viejos errores y combinar inmediatamente los movimientos todavía aislados:

Por todas estas razones ha sido fundada la Asociación Internacional de los Trabajadores.

(Extractos de los estatutos de la Asociación Internacional de Trabajadores finalmente aprobados en la Conferencia de Londres en 1871)

2 Tolain,_Henri_(phot._Bacard_fils).jpeg

 

 

En sus palabras: “Salvados por la solidaridad”

El grabador parisino Henri Louis Tolain habla en la reunión de Saint Martin’s Hall en Londres

“Una vez más, Polonia está cubierta con un sudario ensangrentado y seguimos siendo espectadores impotentes … La gente debe ser escuchada en todos los asuntos políticos y sociales más importantes. Trabajadores de todos los países que quieren ser libres: es tu turno de tener congresos …

Impulsado por las necesidades del momento, por necesidad, el capital se concentra y se organiza en poderosas asociaciones financieras e industriales. Si no tenemos cuidado, esta fuerza sin contrapeso pronto reinará despóticamente … Frente a esta poderosa organización, todo se pliega, todo cede, el hombre aislado no es nada …

Debemos unirnos, trabajadores de todos los países, para oponernos a una barrera insuperable a un sistema fatal que divide a la humanidad en dos clases: una plebe ignorante y hambrienta y mandarines pletóricos. Debemos salvarnos por la solidaridad. “

Un comentario

Responder a Los Orígenes del movimiento obrero 3: El Partido Obrero – CORCI México Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s