Millones en las Calles Demandan Terminar el Terror Policial y el Sistema Racista

EDITORIAL PERIÓDICO THE ORGANIZER June 17, 2020.

Traducción: Jupiter

Protestas masivas de millones de jóvenes en las calles por el asesinato a manos de la policía de George Floyd han estallado en las ciudades principales de Estados Unidos. Las protestas no se limitan únicamente a esta tragedia, ni siquiera a las innumerables vidas perdidas por el asesinato policial: desafían a las propias instituciones políticas racistas de la nación.

Los protestantes demandan que se derriben las estatuas de los líderes confederados y que se renombre las bases militares con nombres confederados. No es de sorprenderse que Trump se oponga a esto con el argumento de que forman parte de la historia de Estados Unidos, y este punto específico tiene razón. La historia moderna de los Estados Unidos está enraizada en la alianza entre la clase capitalista del norte y la antigua esclavocracia del sur. Después de la Guerra Civil, estas fuerzas se unieron no solo contra los esclavos negros liberados, sino también contra la unidad entre los negros y los pobres trabajadores blancos forjados durante la Reconstrucción Radical.

Para consolidar esta alianza contrarrevolucionaria, era necesario que los capitalistas del norte hicieran un «acuerdo» con sus aliados del sur, permitiéndoles una mayor autonomía para imponer la segregación, promulgar las leyes atroces de Jim Crow y permitir que el Ku Klux Klan linchara a miles de los negros que se atrevieron a levantarse contra Jim Crow.

La derrota de este «acuerdo» entre los capitalistas del norte y la esclavocracia, una tarea democrática aún sin terminar, a pesar de los logros del Movimiento de Derechos Civiles, plantea la necesidad de extirpar el racismo institucionalizado en sus raíces de una vez por todas.

El racismo en el núcleo de la dominación capitalista e imperialista

Cada día que esta lucha continúa, la clase dominante comprende más que estas protestas contra el racismo tienen el potencial de ir aún más lejos; que lo que está en juego no es solo acabar con el acoso y el asesinato policiales, sino con la estabilidad de las instituciones en el centro de la dominación capitalista e imperialista, en el país y en el extranjero.

Desde el principio, el gobierno capitalista en los Estados Unidos ha utilizado el racismo institucional para enfrentar a los trabajadores blancos contra la clase trabajadora negra. Los trabajadores blancos se sienten amenazados cada vez que los trabajadores negros obtienen ganancias. Al cerrar fábricas en todo el Rust Belt y despedir a millones de trabajadores, el sistema capitalista en decadencia ahora está apuntando a las ganancias de la clase trabajadora blanca calificada. El racismo institucionalizado se ha ejercido una vez más con argumentos fraudulentos para convertir en chivos expiatorios a los trabajadores negros (llamados «trampas de bienestar») e inmigrantes indocumentados (considerados «ilegales») por los males de una economía capitalista que es incapaz de abordar las necesidades de la mayoría de la clase trabajadora.

A los demócratas les gustaría reducir el tema de la brutalidad policial a unas pocas «manzanas podridas». De repente, el establecimiento político está lleno de propuestas para «reformar» la policía y llevar a la justicia a los «malos» policías. El Organizador Socialista, por supuesto, apoya todos los esfuerzos para llevar ante la justicia a los asesinos de George Floyd, Breonna Taylor y Ahmaud Arbery. Pero incluso si los responsables de sus asesinatos son responsables, aún lejos de ser el caso, esto no resolverá el problema del racismo institucionalizado.

Dos luchas combinadas

Una lucha efectiva contra el racismo no puede limitarse a abordar actos individuales de racismo o asesinatos policiales. Debe atacar el núcleo de nuestras instituciones racistas. Debemos vincular la lucha contra el racismo con la lucha contra el capitalismo.

El 9 de junio, los locales 10 y 34 de ILWU tomaron la delantera en la organización de un paro laboral a nivel nacional de 8 minutos y 46 segundos para honrar a las víctimas de asesinatos policiales. Al hacerlo, señalaron el camino a seguir para todo el movimiento laboral. Como lo expresó el presidente de Teamsters Local 808, Chris Silvera, en una declaración que apoya la acción: «Es hora de que el movimiento laboral avance a la primera línea de la lucha contra el racismo sistémico».

Las acciones encabezadas por los locales 10 y 34 de ILWU se llevaron a cabo bajo el lema de Million Worker March: «Movilizing In Our Own Name». Estas acciones, a su vez, plantean la necesidad de independencia de la clase trabajadora de los partidos gemelos de los jefes.

El Organizador Socialista apoya el esfuerzo del Partido Laborista y la Comunidad para un Partido Independiente (LCIP) para construir un partido político independiente basado en el Trabajo arraigado en los sindicatos y las comunidades de los oprimidos. Al mismo tiempo, apoyamos los esfuerzos del Partido del Progreso del Pueblo de Ujima y otras organizaciones negras para construir un partido político dirigido por los trabajadores negros de base masiva. Este es el camino a seguir. Esta es la forma de acabar con la represión y la explotación capitalista.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s