“Su lucha continúa” (Serie: a 80 años de la muerte de Trotsky IV)

“SU LUCHA CONTINÚA” es el título del artículo dedicado al asesinato de León Trotsky en la edición de septiembre de 1940 de Workers International News, un pequeño boletín mimeografiado publicado por una organización británica que afirma ser parte de la Cuarta Internacional (1).

El artículo concluye afirmando que:

“los asesinos de la GPU pueden matar a los revolucionarios, pero no está en poder del imperialismo y de su último instrumento, el estalinismo, matar a la revolución”.

En septiembre de 1940, Gran Bretaña vivía bajo la amenaza de una invasión de la Alemania nazi. Sumergido en una guerra imperialista, el movimiento obrero atravesaba tiempos oscuros, sus dirigentes oficiales se sometieron completamente a las demandas de su propio imperialismo. Es entonces cuando este boletín, al mismo tiempo que recupera la acción de Trotsky, llama al optimismo basado en la razón: nada impedirá que continúe la lucha de clases. Este boletín informa sobre acciones organizadas, reuniones públicas para honrar la memoria de León Trotsky celebradas en Glasgow, Liverpool, Edimburgo y Londres, con cientos de participantes (por ejemplo, 300 en Londres, 500 en Glasgow), a la convocatoria de militantes trotskistas, pero también a veces de secciones locales o funcionarios del Partido Laborista Independiente, una organización formada a partir de una ruptura de la izquierda del Partido Laborista. Organización que se había enfrentado políticamente con León Trotsky, se había opuesto a la fundación de la IV Internacional,  aunque muchos activistas y cuadros obreros consideraban necesarias para honrar la memoria del líder de la Revolución de Octubre. .

Al mismo tiempo, comenzó una ola de bombardeos mortales. Las imágenes de miles de londinenses refugiándose en las estaciones de metro siguen siendo un símbolo de esta época. Pero rara vez se menciona que el gobierno de Churchill, para el cual las vidas de los trabajadores londinenses no eran una prioridad, inicialmente se negó a abrir el sistema de metro a quienes buscaban escapar del bombardeo. Fue un movimiento en gran parte espontáneo, pero también apoyado por activistas, ejecutivos locales del Partido Laborista y concejales de la ciudad, lo que obligó al gobierno a cambiar su actitud después de varias semanas. La organización trotskista que luego publicó Workers International News jugó un papel activo en esta movilización.

En Berlín, el régimen de Hitler, sobre la base de sus victorias en Occidente, fortaleció aún más su control y represión. Sin embargo, en estas condiciones, un grupo de militantes trotskistas mantuvo, en la más estricta clandestinidad, una actividad organizada. Uno de sus dirigentes, Oskar Hippe, explica en sus Memorias (2):

“La prensa burguesa anunció el asesinato de Trotsky (…). Ninguno de nuestros compañeros quería creer la noticia, pensamos que era información lanzada por el enemigo de clase para desestabilizar el trabajo de la IV Internacional. Los lazos con el secretariado internacional ya se habían interrumpido en ese momento (…). En enero de 1941 recibimos un número de Unser Wort (Nuestro Mundo, periódico trotskista alemán publicado en el extranjero) confirmando la muerte de León Trotsky (…). Por primera vez salimos de nuestro estricto escondite, o al menos relajamos sus condiciones. En la casa del camarada Trigojess en Charlottenburg, compañeros de Berlín se reunieron con los líderes de los grupos de cinco y algunos compañeros de las afueras de Berlín para saludar a la gran personalidad de Trotsky, continuar la lucha contra el fascismo y defender los cimientos del marxismo. y leninismo. “

La lucha de Trotsky continuó, continuó en la construcción de la IV Internacional.

Francois de Massot

(1) Había entonces en Inglaterra otra organización que afirmaba ser trotskista, la RSL (Liga Socialista Revolucionaria). Estas dos organizaciones se unificarían en 1944 formando el PCR (Partido Comunista Revolucionario). Un proceso similar tuvo lugar en Francia. Se mencionará cuando en esta sección se trate la acción de los trotskistas franceses en 1940.

(2) Oskar Hippe: Und unsere Fahne ist rot, Berlín 2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s