«Un reglamento escolar no puede estar por encima del derecho a la Educación» Cecyte Xochimilco: estudiantes se manifiestan con carteles

Los pasados 28 de febrero y 9 de marzo, estudiantes del CECYTE Plantel Xochimilco de Mexicali, Baja California se manifestaron a través de cartulinas y hojas de firmas en contra de la discriminación por parte de las autoridades del plantel, que se ha dado en por razones de identidad de género y vestimenta.

Antecedentes:


El pasado mes de mayo de 2021, entró en vigor el Protocolo De Protección a Niñas, Niños Y Adolescentes En Materia De Seguridad Escolar que obliga a las escuelas a garantizar los derechos humanos y el libre desarrollo de la identidad. Este nuevo protocolo surge después de múltiples movilizaciones, amparos y recursos a las comisiones de derechos humanos estatal y nacional, interpuestos por jóvenes y padres de familia, que durante años sufrieron acoso institucional y vieron violadas sus garantías y el derecho a la educación.


La palabra a los jóvenes:


En entrevista para Transición, algunos de los jóvenes que organizaron la protesta nos dan su testimonio.


Camila: “Todo comenzó porque vimos que existía discriminación hacia mis compañeros, un prefecto obligo a uno de ellos a quitarse el pircing, y nos dijo al grupo que se tenía que cumplir el reglamento, que por el momento nos estaban dejando entrar así, me dijo que me fuera quitado el tinte del pelo, porque no lo podía tener así” nos han dado a entender que por ahora se permitirá a los hombres traer el pelo largo pero que después van a pedir un corte en particular”


Isis: “le dije que ya estaba el protocolo y ella me dijo: “solo lo puso el anterior gobernador, la nueva gobernadora no lo ha ratificado, nos manejamos por el reglamento anterior que firmaron sus padres, no hay cambios”, pero le dije yo lo leí y aun en ese reglamento dice que como plantel deben de cuidar de nuestra integridad física, mental e identidad de género” Es contradictorio que si ya está en las leyes, no se haya actualizado el reglamento… desde hace un año nosotros preguntamos a través del buzón de sugerencia de la página de internet acerca de los cambios y nos dijeron que se estaba trabajando, ¡pero ya pasó un año y ya no es algo nuevo y no han corregido el reglamento!


Laura: “Como este caso hay muchos, y esta es una de las principales causas por las que nos organizamos, hicimos carteles, que pegamos en la reja de la escuela y llamamos a los compañeros a que si estaban de acuerdo firmaran y ahí escribí que los reglamentos escolares bajo ninguna circunstancia están por encima del protocolo. “Nuestro color de pelo y nuestros piercing no afectan en nada nuestro estudio” quiero hacer énfasis que en todos los carteles pusimos las fuentes de información que son las del gobierno del Estado.
En otros carteles se leía que “Cecyte es sexista al no permitir que los varones usen aretes y las mujeres si”, “al no dejar que se use falda o pantalón de acuerdo a su identidad de género”
Camila: desafortunadamente nos quitaron los carteles, no duraron ni la tarde completa, pero si los vieron muchos alumnos, algunos querían firmarlos, pero ya los habían quitado.


¿Por qué consideran importante defender el cambio del reglamento?


Camila: No nos parece algo relevante que nos juzguen por nuestra apariencia, como para que nos nieguen el derecho a entrar a la escuela, que nos devuelvan a nuestras casas
Laura: yo he tenido amigas que no querían venir a la escuela por miedo a que las sancionaran por teñirse el pelo, eso nos afecta. Además, el derecho a la educación está por encima de cualquier reglamento, no deberían negarnos el entrar a la escuela.


Isis: el derecho a la educación está en la constitución y es reconocido a nivel internacional, ¿Por qué un reglamento interno puede imponerse sobre ello? Si nosotros venimos a la escuela es porque queremos estudiar.


Camila: Es ilógico que nos quieran prohibir el derecho a la educación por cómo nos vemos, es parte de nuestra identidad. La prohibición de usar aretes, tatuajes o tintes es discriminar la imagen de alguien, partiendo de que una persona así no puede ser una persona educada, solo por como se ve, es un prejuicio y no me parece correcto. Yo he usado tintes, uso pircings y me agradan los tatuajes aunque no tengo ninguno y soy reconocida como las mejores alumnas de mi clase, obtuve las mejores calificaciones en el examen de ingreso.


Transición: ¿Qué sigue?


Vamos a continuar exigiendo la actualización del reglamento, contamos con el apoyo de nuestros padres, si es necesario continuaremos con las protestas con carteles, queremos aprovechar que ya regresamos a las clases presenciales para sumar a más personas y replicarlo en otras escuelas. La reacción de los compañeros ha sido positiva.

¿A qué obliga el protocolo?

Los directivos y personal no deberán ejercer acciones correctivas o de disciplina escolar a estudiantes por su presentación, tales como el corte de cabello, el uso correcto de uniforme, el uso de perforaciones y tatuajes, entre otros. De hacerlo incurrirán en violencia institucional
No se podrá reprender o sancionar a los estudiantes ni restringir su entrada, expulsarlos, suspenderlos, ni aplicar castigos físicos o humillantes, a los alumnos por el corte de cabello o peinado, el uso de esmalte de uñas o cosméticos con independencia del género.
Tampoco se deberá sancionar a los estudiantes por expresar afecto entre ellos o por asistir a clases con tatuajes o perforaciones.
En relación con el uniforme el protocolo señala que las alumnas y alumnos podrán elegir libremente su uniforme escolar, ya sea falda o pantalón, sin distinción de género, desigualdad o estereotipos, conforme a su identidad de género autopercibida.


Reglamentos conservadores que afectan el desarrollo natural de los jóvenes


La lucha por el cambio de los reglamentos escolares no es nueva, ya hace tres años en el plantel Terán del COBACH grupos completos realizaron manifestaciones para presionar al gobierno del estado y a las autoridades del plantel.


La obligatoriedad del uso de uniformes en bachillerato se impuso con los gobiernos panistas bajo el pretexto de resguardar la seguridad de los jóvenes, pero esto ha resultado un fracaso, dado el ambiente social de descomposición y violencia en el que se encuentran la mayoría de las escuelas públicas.


Lejos de aislar a los estudiantes de la inseguridad, estas medidas han resultado en la infantilización de los jóvenes, retrasando su maduración, poniendo trabas al desarrollo de la identidad. Los datos sobre deserción escolar en los primeros semestres de la universidad refuerzan esto.


Desde las páginas de Transición llamamos a los jóvenes a seguir con esta lucha, a los profesores y trabajadores de los planteles educativos a solidarizarse con ellos y a defender el derecho a la identidad y a la educación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s