Brasil: La apertura de escuelas en el apogeo de la pandemia es ampliar el genocidio bolsonarista

Se llegó a 103 mil muertes, ¡Basta de Exterminio!

Las muertes por COVID-19 ya superan las 103 mil personas. Esto se debe a que el gobierno de Bolsonaro, el capital financiero y las grandes empresas ya concluyeron que este clima de muerte e inseguridad es bueno para promover la pérdida de derechos, para expandir la deforestación ilegal, para la precarización del empleo y para la aprobación. en el Congreso Nacional de reformas constitucionales destructoras y privatizadoras de los servicios públicos, y de una mayor carga fiscal para los trabajadores y la “clase media”. Entonces, ¿cuantas más muertes, más ganancias. ¿O alguien ve otra explicación para no tener un Ministro de Salud durante meses? ¿ o para explicar las propuestas de Bolsonaro de alentar aglomeraciones?

Los bancos ya han llenado las arcas con otros 1,2 billones de reales otorgados por el Banco Central con el consentimiento del Congreso Nacional, mientras los trabajadores están experimentando recortes salariales y desempleo. Pero, para el gran capital nunca es suficiente, cuanto mayor es la explotación de la clase trabajadora, mayores son las ganancias. Así es el sistema capitalista.

El problema es que, al actuar de esta forma acaba con los compradores de los bienes producidos, que es la gran masa de trabajadores. Por ello, la acumulación de capital está ahora muy concentrada en la fórmula de robar y saquear los presupuestos públicos, aumentando artificialmente el endeudamiento.

No nos equivoquemos, cuando vemos en la televisión ( Rede Globo) a sectores de la burguesía en discusión con el ministro Paulo Guedes  hablando de una mayor flexibilidad en el gasto público y un mayor endeudamiento del gobierno, lo que buscan no es una deuda del Estado  para aumentar el gasto en salud y educación pública (el SUS y el presupuesto de educación ya tienen recortes anunciados para 2021), sino recortar impuestos para los bancos y grandes empresas y al mismo tiempo acceder a dinero en efectivo para pagar la deuda estatal a los especuladores.

Es un plan siniestro para saquear la riqueza nacional, para sobreexplotar una fuerza laboral cada vez más informal, lo que resulta en un mayor empobrecimiento y miseria para la mayoría del pueblo brasileño.

Síla Pandemia y su procesión de miles de muertos al día, está favoreciendo este entorno de reordenamiento económico, necesario en función de la crisis global del sistema capitalista, ¿por qué no “normalizarla” reabriendo las escuelas públicas del país?

Entonces, seamos claros: retomar el calendario escolar en plena pandemia, conociendo los enormes riesgos para los estudiantes, pero, sobre todo, para los educadores, las familias de los estudiantes, los trabajadores de la salud (al frente de la lucha contra la enfermedad arriesgándose al contagio y en plena saturación de las Unidades de Cuidados Intensivos), no tiene nada que ver con las preocupaciones pedagógicas o la educación de niños y jóvenes.

Es una actitud que no puede excluirse de ser catalogada como genocida, dado el previsible exterminio de vidas que provocará en la clase obrera y los estratos populares.

Algunos gobernadores y alcaldes -incluso de los llamados partidos de izquierda- que criticaron el bolsonarismo y su actitud autoritaria de alentar el contagio masivo, hoy se alían con el bolsonarismo, preparándose para volver a las aulas.

Al finalizar este editorial nos enteramos que la Policía Militar de Minas Gerais, al mando del gobernador Zema (Novo), incendió el campamento Quilombo Campo Grande, al sur del estado, como estrategia para desalojar a 450 familias de agricultores que se encuentran Hace 23 años, produciendo alimentos y viviendo en paz en estas tierras abandonadas.

Quemar pueblos es una vieja táctica de la guerra para exterminar a las poblaciones coloniales por las fuerzas de la ocupación imperialista. Y eso es lo que puso en práctica la Policia Militarizada de Minas Gerais, amenazando la vida de niños y adultos vinculados a la agricultura familiar.

La amenaza y el exterminio de la vida de las familias trabajadoras parece ser un método notoriamente elegido por los capitalistas y el gobierno de Bolsonaro en su guerra de rapiña. La clase trabajadora y la juventud no pueden permitir que las escuelas públicas se utilicen para llevar la muerte a los hogares pobres del país. Fuera Bolsonaro y el bolsonarismo, por un gobierno obrero en defensa de la vida, el empleo, los servicios públicos, las empresas estatales y la reforma agraria.

Anísio G. Home

Editorial Extraído del Jornal Resistir 269,  14 de agosto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s