Cómo Trump y compañía están trabajando para robar las elecciones

La campaña de Trump y el Partido Republicano están realizando un ataque  total a los derechos de voto, ayudados por la eliminación en 2018 de un decreto de consentimiento de 1982 que requiere que los republicanos eviten tales ataques. Estas son solo algunas de sus tácticas:

  • – Insisten en que el Partido Demócrata está participando en una vasta conspiración para “robarle” la elección a Trump, socavando la confianza en la integridad del proceso electoral ; lo que desalienta a la gente de votar e irrita a su base para atacar a quienes lo hacen.
  • – Afirman que las boletas electorales por correo son parte de un fraude masivo, de lo cual no hay evidencia alguna. Muchos estados ya votan completamente por correo. En todo el país, la administración Trump está presentando decenas de demandas para anular la votación por correo, para hacerla más difícil o para mantener las medidas restrictivas actuales en ciertos estados, como exigir testigos. Durante la pandemia de COVID-19, muchos votantes no arriesgarán sus vidas votando en persona. Otros no se arriesgarán a votar por correo por temor a que su voto no sea contado.
  • – Intentan destruir el Servicio Postal de los EE. UU. para que las boletas por correo no se puedan procesar de manera oportuna. Los políticos de ambos partidos han estado salivando durante mucho tiempo ante la perspectiva de privatizar la oficina de correos y acabar con sus sindicatos, el ataque actual también sirve a ese objetivo.
  • – Reclutan a decenas de miles de observadores electorales voluntarios, de movimientos racistas racistas, para intimidar a quienes votan en persona, especialmente a los votantes de color en ciudades con administraciones demócratas. Esto ya está sucediendo en Pensilvania.

El decreto de consentimiento de 1982 se implementó precisamente para prevenir tales abusos después de que observadores electorales republicanos armados que pretendían  hacerse pasar por policías acecharan a los votantes, amenazándolos con arrestarlos por fraude si intentaban ejercer su derecho al voto. En un incidente posterior en 2008, los republicanos fueron atrapados en un esquema de “doxxing” (divulgación de información privada), investigando a los votantes latinos aparentemente para encontrar evidencia inexistente de fraude electoral por parte de inmigrantes no ciudadanos, y luego divulgando públicamente la información personal, incluidos números de seguro social y direcciones de domicilio para  someter a los votantes a posibles robos de identidad y violencia por parte de los vigilantes.

  • – Dificultar a las personas de color registrarse y votar al cuestionar sus credenciales, como exigir formas innecesarias de identificación, especialmente en estados indecisos, y distribuir información errónea diseñada para descalificarlos.
  • – Depurar las listas de votantes eliminando a las personas que pueden haberse mudado, fueron víctimas de una ejecución hipotecaria o simplemente no respondieron a los correos.
  • – Exigir a aquellos cuyos derechos de voto fueron restaurados después del encarcelamiento que paguen el dinero que pueden deberle al estado antes de poder votar, privándolos de sus derechos una vez más.
  • – Intensificar la invalidación de la boleta electoral, como afirmar que las firmas en las boletas no coinciden exactamente con las del registro original del votante.
  • – Reducir el número de lugares de votación y urnas electorales, agravado por una disminución drástica en el número de trabajadores electorales, muchos de los cuales son voluntarios de edad avanzada especialmente vulnerables al COVID 19. Donde la votación anticipada ya está comenzando, los votantes han informado que están de pie en línea todo el día con riesgo de exposición a COVID. En Texas, los buzones de entrega se han reducido a uno por condado, ¡aunque un condado tiene solo 169 residentes y otro tenga 4.5 millones!
  • – Intentan apresurar a un candidato a la Corte Suprema que probablemente fallará a favor de Trump en cualquier acción legal que desafíe su comportamiento, sin mencionar dejar un legado duradero de derecha que destruirá los pocos derechos que nos quedan y evitará que las políticas progresistas siendo implementado en el futuro previsible.

Todas estas tácticas impactan de manera desproporcionada a las personas de color, inmigrantes, adultos jóvenes, votantes LGBTQ y votantes de bajos ingresos, todos los cuales tienen más probabilidades de no apoyar a los republicanos.

Trump también depende del antidemocrático Colegio Electoral para asegurar su reelección. Previniendo o invalidando tantos votos contrarios como sea posible, espera ganar el voto popular rotundamente, asegurando así suficientes delegados del Colegio Electoral a su favor. Sin embargo, a medida que la pérdida del voto popular es cada vez más probable, y por un margen que no le garantiza suficientes delegados, está aumentando la presión sobre los esfuerzos para evitar que se cuenten las boletas por correo. Más allá de eso, los desafíos legales que ya están en proceso tienen la intención de detener el conteo el tiempo suficiente para permitir que los estados designen electores a su favor o, si no hay una conclusión antes de la fecha límite de electores del 8 de diciembre, obligar al Congreso a nombrar electores.

Por Millie Phillips extraído de The Organizer Weekly Issue No. 12 — Oct. 16, 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s