Una contribución a la discusión sobre cooperativas

Por ALAN BENJAMIN

Sigue surgiendo una pregunta a medida que avanzamos en la lucha por una política independiente de la clase trabajadora: ¿Cómo deberíamos relacionarnos con los trabajadores y activistas que forman parte de las cooperativas, particularmente las cooperativas de trabajadores, que el economista marxista Richard Wolff (entre muchos otros) señalan como una alternativa viable a un sistema capitalista en crisis?

Apoyo la idea de que necesitamos llegar a todos los trabajadores y jóvenes que buscan una alternativa a la explotación capitalista; necesitamos atraerlos hacia una lucha independiente de la clase trabajadora y hacia el Partido Laborista y la Comunidad para un Partido Independiente (LCIP). Esto incluye a las personas que trabajan en cooperativas, especialmente las cooperativas sindicales. También he aprendido de los activistas negros que la formación de cooperativas de trabajadores es a menudo el único medio disponible para ganarse la vida; no es una cuestión de elección ideológica, es simplemente una cuestión de “supervivencia”.

Pero no estoy a favor de adoptar las cooperativas de trabajadores como una solución a la crisis capitalista o como una vía viable para el sindicalismo independiente y la política independiente de la clase trabajadora, como sugiere Wolff.

Para comenzar, es importante tener en cuenta que existen múltiples formas de cooperativas. Las cooperativas de productores (incluidas las grandes cooperativas agrícolas) tienden a luchar contra la sindicalización. Las cooperativas de consumidores y trabajadores son diferentes; a menudo trabajan con sindicatos, y muchos organizan a los trabajadores cooperativos en sus sindicatos.

He estudiado el tema a lo largo de los años, especialmente las cooperativas en España, Francia y América Latina.

También he prestado atención al Modelo de incubadora multisindical (MUIM), que es la forma más popular de cooperativa de trabajadores orientada a los sindicatos en los Estados Unidos, por lo que puedo decir. Todas las variantes del MUIM que encontré han tomado a la Compañía Mondragón en España como su modelo de organización. Mondragón Internacional, con sede en el País Vasco, es la séptima corporación más grande de España. Comenzó produciendo electrodomésticos y desde entonces se ha expandido a otros sectores en los últimos años. Tiene filiales en todo el mundo, incluso en los Estados Unidos, donde se ha asociado con United Steelworkers (USW).

Los fundamentos teóricos de Mondragón se pueden encontrar en la doctrina del Trabajador Católico de finales del siglo XIX.

Adjunto a continuación un artículo de Phillip Gasper sobre la evolución de la Compañía Mondragón que se publicó en International Socialist Review en enero de 2014. En mi opinión, proporciona un examen exhaustivo y crítico de este “modelo” de cooperativas de trabajadores y, como tal, merece especial atención.

El artículo de Gasper subraya los siguientes puntos clave:

Los fundamentos teóricos de Mondragón se pueden encontrar en la doctrina de los trabajadores católicos de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Es una doctrina que niega la existencia de la lucha de clases, es decir, la lucha entre las clases sociales (clase trabajadora versus clase capitalista) con intereses de clase contradictorios.

Gasper escribe:

“La cooperativa de Mondragón fue originalmente la idea de un sacerdote católico llamado José María Arizmendiarrieta que consideraba la lucha de clases como destructiva y que esperaba superarla no desafiando directamente el poder de la clase capitalista explotadora, sino creando un pequeño rincón de la economía en qué diferencias de clase ya no existían “.

Para sobrevivir en una economía capitalista, las cooperativas, tarde o temprano, tendrán que intensificar la tasa de explotación de sus propios trabajadores, o reducir su tamaño, para mantenerse al día con la competencia. Mondragón es el mejor ejemplo. Se ha convertido en una corporación transnacional que difiere muy poco de una empresa multinacional tradicional. La mayoría de los trabajadores empleados por Mondragón fuera de España (Marruecos, Egipto, Tailandia, Polonia y China) ni siquiera son miembros de la cooperativa. En Polonia, Mondragón empleó mano de obra en una de sus operaciones contratadas.

Gasper escribe:

“El problema es que las cooperativas que se establecen en el contexto del mercado capitalista deben competir para sobrevivir, y si la tasa de explotación es alta entre sus competidores, entonces debe igualarla”.

Dado que las contradicciones de clase no existen bajo el capitalismo, de acuerdo con esta doctrina, solo se trata de garantizar las mejores formas de colaboración entre la gerencia y los trabajadores en el lugar de trabajo. Como tal, el trabajo se ralentiza, el trabajo para gobernar y las huelgas no solo se desaconsejan, sino que a menudo se prohíben contractualmente. Este arreglo se conoce generalmente como “corporativismo”. Adopta muchas formas, desde cooperativas hasta todo tipo de “esquemas de asociación laboral-gerencial”.

Por lo tanto, no es de extrañar que, como escribe Gasper,

“Incluso los fascistas a veces elogian a las cooperativas. En la década de 1960, el ministro de trabajo del dictador fascista de España, el general Franco, otorgó la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo a la Arizmendiarrieta de Mondragón. Décadas antes, en la Italia fascista, Benito Mussolini estableció la Agencia Nacional Cooperativa Fascista (Ente Nazionale Fascista della Cooperazione) y alentó la expansión de las cooperativas en los sectores agrícola y de procesamiento de alimentos como una forma de minimizar las diferencias de clase “.

Hay otro aspecto de esta pregunta con el que Gasper no se ocupa, al menos no directamente: el papel de los sindicatos que se asocian con cooperativas u organizan a los miembros de la cooperativa en sus sindicatos.

No puedo afirmar ser un experto en este asunto, pero he leído numerosos artículos en los medios corporativos ( en particular, la revista Forbes ), en la prensa de United Steelworkers (en su asociación con Mondragón) y en las publicaciones de muchas ONG (como la Organización Económica de Base) que elogia las contribuciones que los sindicatos pueden hacer para “mejorar” la capacidad productiva de las cooperativas.

Las siguientes caracterizaciones se pueden encontrar en la mayoría de estas publicaciones:

– los sindicatos, con su “larga experiencia”, ayudan a “racionalizar los procesos de trabajo”;

– los sindicatos hacen que el lugar de trabajo sea “más productivo” y “más apto para competir en el mercado”; y

– los sindicatos pueden actuar como amortiguadores para “mejorar las relaciones entre los gerentes (que son designados por los trabajadores) y los trabajadores en el taller”.

Este no es, ni debería ser, el papel de los sindicatos. “Racionalizar” la producción en una economía capitalista (y las cooperativas no pueden existir en una burbuja fuera de la producción capitalista) significa intensificar la tasa de explotación. Esto es ineludible.

Gasper hace una observación final que se aplica a los sindicatos. Él escribe: “Las cooperativas por sí mismas no desafían el sistema y pueden desviar la energía de hacerlo”.

De hecho, las cooperativas pueden hacer mucho peor que desviar la energía del desafío del sistema. En Bolivia, el gobierno de Evo Morales, en nombre de la promoción de los intereses de “todas las personas”, incluida la clase patronal, privatizó una gran cantidad de minas y campos de gas y los convirtió de corporaciones estatales en cooperativas de trabajadores. Esto debilitó severamente el poder y la capacidad de lucha de la confederación sindical militante COB y la federación de trabajadores mineros FSTMB, ya que los sindicatos fueron expulsados ​​de las cooperativas. Esta decisión, entre otras, alejó a los sindicatos del gobierno de Evo, que de ninguna manera debería disculpar su declaración vergonzosa y traicionera que insta a Evo a renunciar y entregar el poder a los golpistas fascistas.

Los sindicatos deben permanecer fieles a su misión: actuar como instrumentos independientes para defender y promover los intereses únicos de los trabajadores (no la gerencia) y encabezar la lucha en defensa de los intereses de la mayoría trabajadora y todas las comunidades oprimidas.

Dicho esto, estoy seguro de que no todas las cooperativas se ajustan estrictamente a la doctrina fundamental de las cooperativas que he esbozado anteriormente. Hay muchas cooperativas “nicho”, que generalmente funcionan en unidades de pequeña escala (panaderías, tiendas de alimentos, etc.), que son lugares eficientes y mucho mejores para trabajar, y que han sobrevivido sin tener que copiar las prácticas utilizadas por otros empleadores.

También estoy seguro de que muchos trabajadores y activistas se han unido a las cooperativas de producción porque quieren luchar contra los lugares de trabajo explotadores; Quieren organizarse contra la explotación y la opresión en el lugar de trabajo.

E incluso estoy seguro de que hay algunos casos en los que, al menos por ahora, las cooperativas de trabajadores han podido sobrevivir en condiciones menos explotadoras. Estoy pensando en Republic Windows en Chicago, ahora New Era Windows Co-op, que salió de la bancarrota con la ayuda de UE, y se preservaron los trabajos de los trabajadores, lo cual no es poca cosa. Pero este caso, diría, es más la excepción que la regla.

El crecimiento de las cooperativas es comprensible, particularmente en el sur del derecho al trabajo (que ahora se ha extendido, bajo Janus, al resto del país). Según las leyes laborales vigentes, es extremadamente difícil, si no imposible, organizar a los nuevos trabajadores en sindicatos. Es por eso que muchos sindicatos han entrado en estas asociaciones cooperativas y han buscado nuevos miembros de las cooperativas, aunque bajo diferentes acuerdos y con una misión diferente.

Necesitamos ganar a estos trabajadores cooperativos (y consumidores) a la bandera de la lucha independiente de la clase trabajadora y el sindicalismo, y a la política independiente de la clase trabajadora en la arena, un paso a la vez, como estamos proponiendo con el LCIP Campaña. Pero solo podemos hacer esto, en mi opinión, si los involucramos en esta discusión desde el punto de vista de una comprensión firme de lo que entendemos por lucha de clases e independencia de la clase trabajadora. Si no lo tenemos claro, me temo que terminaremos promoviendo un nuevo partido que sea más un Partido Popular, un partido populista de izquierda, que un partido independiente arraigado en los sindicatos y las comunidades de los oprimidos.

Por supuesto, agradezco los comentarios sobre este artículo y otras contribuciones a esta importante discusión.

* * * * * * * * *

coop 1

¿Son las cooperativas de trabajadores la alternativa al capitalismo?

Las cooperativas muestran que los trabajadores pueden dirigir la producción, pero no ofrecen una estrategia para cambiar la sociedad.

Por PHIL GASPER

Revista Internacional Socialista No. 93, enero de 2014)

(extractos)

En un artículo de opinión para el periódico británico The Guardian [1], el economista marxista Richard Wolff argumenta que existe una alternativa exitosa al capitalismo. Informa sobre una reciente visita a la Corporación Mondragón (MC) con sede en la región vasca de España, la cooperativa de trabajadores más grande del mundo. En los últimos años, Wolff ha sido quizás el economista más prominente que ha intentado explicar a una audiencia general cómo la crisis financiera de 2008 tuvo sus raíces en el propio capitalismo [2]. También rechaza acertadamente la planificación burocrática al estilo soviético como una solución, describiéndola como capitalista de estado en lugar de socialista o comunista. [3] Por ambas razones, el modelo anticapitalista que propone merece una atención seria.

Mondragón fue fundada en 1956 y originalmente hizo calentadores de parafina con un puñado de trabajadores, pero más de medio siglo después, se ha convertido en un gigante económico. Hoy es la séptima compañía española más grande, emplea a más de 80,000 personas en divisiones financieras, industriales, minoristas y de conocimiento, con más de $ 19 mil millones en ventas en 2012 y ochenta y seis filiales en diecisiete países.

Según Wolff, “En cada empresa, los miembros de la cooperativa. . . colectivamente posee y dirige la empresa. A través de una asamblea general anual, los trabajadores eligen y emplean a un director gerente y retienen el poder de tomar todas las decisiones básicas de la empresa “. Luego pinta una imagen muy positiva de cómo funciona Mondragón, y concluye que “MC parece un oasis de bienvenida en un desierto capitalista”. …

Mondragón se creó con los ideales de participación de los trabajadores, solidaridad e igualdad, pero a medida que el negocio se hizo más y más grande y se integró cada vez más al capitalismo global, sus principios fundacionales se han aplicado solo a un porcentaje cada vez menor de su fuerza laboral.

En 1993, el periódico británico The Guardian informó que Mondragón se estaba reestructurando para prepararse para competir en el mercado único europeo. Señaló que “el aumento de los diferenciales salariales, las campañas publicitarias en Fortune y las alianzas cooperativas con empresas como Hotpoint han hecho que muchos trabajadores cooperativos se pregunten si en la nueva Corporación Cooperativa Mondragón [MCC] algunos miembros son más iguales que otros”. [9]

En este momento, la vida diaria de la mayoría de los trabajadores de Mondragón no era notablemente diferente de la de un empleador capitalista más tradicional, aunque con una mayor seguridad laboral. La toma de decisiones se había vuelto altamente centralizada, y la mayoría de los miembros de la cooperativa no tenían voz en las operaciones diarias de la compañía. Tal vez no sea sorprendente, en una encuesta que compara la satisfacción laboral de los trabajadores manuales de Mondragón con los trabajadores de una empresa privada de tamaño similar, hubo poca diferencia entre los dos grupos, con los trabajadores de Mondragón ligeramente menos satisfechos [10].

Unos años más tarde, The Guardian informó: “Los miembros de MCC han aprendido a pensar como los accionistas de cualquier otro negocio global. Con el fin de proteger sus propios trabajos de las fluctuaciones de la demanda, el 20% de la fuerza laboral tiene contratos de medio tiempo o de corto plazo y se puede eliminar fácilmente ”. El presidente de la corporación, Antonio Cancelo, explicó: “Nuestros clientes no pueden garantizarnos cargas de trabajo constantes, por lo que debemos tener una cantidad de personas con contratos temporales. Vivimos en una economía de mercado. Que no podemos cambiar “. [11]

Mientras tanto, la mayoría de los trabajadores empleados por Mondragón fuera de la región vasca no son miembros de la cooperativa. A fines de la década de 1990, Mondragón estaba estableciendo empresas conjuntas con firmas capitalistas en otras partes de España, y operando plantas que emplean mano de obra con salarios bajos en países como Marruecos, Egipto, Tailandia y China.

MCC adoptó un código ético para sus empleados extranjeros y prometió que su tratamiento reflejaría los “valores centrales” de la cooperativa. Pero a principios de 2011, Mondragón fue acusado de emplear mano de obra en una fábrica de electrodomésticos que posee en Polonia, donde los trabajadores con salarios bajos comenzaron un trabajo a seguir.

La imagen de MCC sufrió un nuevo golpe en noviembre pasado [2013] cuando uno de sus componentes más grandes, el fabricante de electrodomésticos Fagor Electrodomésticos, se vio obligado a declararse en bancarrota. Fagor había acumulado deudas de más de mil millones de dólares durante la grave y continua crisis económica de España, y el Consejo General del Grupo Mondragón decidió que no podía arriesgarse a prestar más dinero a la compañía. Los intentos de la gerencia de Fagor de persuadir a los fondos de cobertura estadounidenses para que inviertan en la cooperativa también fracasaron.

Casi 2.000 trabajadores perdieron sus empleos en la región vasca y otros 3.500 fueron despedidos de las fábricas de Fagor en Francia, China, Polonia y Marruecos. La Oficina Corporativa de Empleo de MCC ofreció ayuda a los trabajadores vascos para encontrar trabajo, pero cientos de ellos ocuparon una de las plantas afectadas en Edesa y los trabajadores luego formaron una cadena humana fuera de la oficina principal de MCC en Mondragón. [13]

§ § §

Pero el problema no es solo que con el tiempo Mondragón se haya acomodado a las prácticas del mercado capitalista para sobrevivir. Desde el principio, la cooperativa se vio a sí misma como una alternativa para luchar contra el sistema.

La cooperativa de Mondragón fue originalmente la idea de un sacerdote católico llamado José María Arizmendiarrieta que consideraba la lucha de clases como destructiva y que esperaba superarla no desafiando directamente el poder de la clase capitalista explotadora, sino creando un pequeño rincón de la economía en el que Las diferencias de clase ya no existían.

Las cooperativas por sí mismas no desafían el sistema y pueden desviar la energía de hacerlo.

Incluso los fascistas a veces elogian a las cooperativas. En la década de 1960, el ministro de trabajo del dictador fascista de España, el general Franco, otorgó la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo a la Arizmendiarrieta de Mondragón. [14] Décadas antes, en la Italia fascista, Benito Mussolini estableció la Agencia Nacional de Cooperativas Fascistas (Ente Nazionale Fascista della Cooperazione) y alentó la expansión de las cooperativas en los sectores agrícola y de procesamiento de alimentos como una forma de minimizar las diferencias de clase. [15]

Las cooperativas individuales no amenazan el sistema, es probable que se degeneren y pueden absorber el tiempo y los recursos que podrían utilizarse para otros tipos de organización. Lo que se necesita es una estrategia política, no centrada principalmente en intentar crear modelos económicos alternativos dentro de la sociedad capitalista existente.

Notas finales

[1] “Sí, hay una alternativa al capitalismo: Mondragon muestra el camino”, The Guardian, domingo 24 de junio de 2012 ( http://www.theguardian.com/commentisfree… ;).

[2] El capitalismo golpea al aficionado: El colapso económico global y qué hacer al respecto, 2ª ed. (Northampton, MA: Interlink Books, 2013).

[3] Democracia en el trabajo: una cura para el capitalismo (Chicago: Haymarket Books, 2012), capítulos 3 y

[9] Andy Robinson, “Las cooperativas enfrentan una pelea desigual”, 2 de enero de 1993.

[10] Sharryn Kasmir, The Myth of Mondragón: Cooperatives, Politics, and Working Class Life in a Basque Town (Albany, NY: SUNY Press, 1996), capítulos 5 y 6. Ver especialmente pp.162–4.

[11] Giles Tremlett, “La cooperativa vasca se protege con el amortiguador de los trabajadores extranjeros”, 23 de octubre de 2001 ( http://www.theguardian.com/business/2001… ;).

[13] John McNamara, “Contradicciones en el paraíso: cuando los trabajadores se convierten en jefes”, 31 de enero de 2011, http://www.cooperativeconsult.com/blog/?… ;.

[14] Kasmir, El mito de Mondragón, p. 86)

[15] Vera Zamagn, “Las cooperativas de Italia desde la marginalidad hasta el éxito”, documento presentado en el XIV Congreso de Historia Económica Internacional, Helsinki, Finlandia, agosto de 2006 ( http://www.helsinki.fi/iehc2006/papers2/… 😉 .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s