Una carta desde Kabul (23 de agosto)

Presentamos la siguiente carta enviada por militantes obreros afganos y publicada en Tribuna de los Trabajadores 303

Los criminales talibanes han vuelto al poder gracias al apoyo de los estados capitalistas.

El acuerdo entre los Estados Unidos y los talibanes (firmado el 29 de febrero de 2020 en Qatar – nota del editor) no tenía otro objetivo que el establecimiento del “Emirato Islámico” (el estado talibán – nota del editor). Mostró la realidad de los objetivos de la burguesía mundial y de su intervención imperialista en nombre de la “democracia”. El colapso en pocos días del gobierno títere de Ashraf Ghani en el que Estados Unidos y sus aliados sin duda jugaron un papel importante, luego el regreso de los talibanes al poder llevó a cabo el escenario del establecimiento del “Emirato” islámico. ”. En las relaciones internacionales capitalistas, la sustitución de una potencia por otra (de la misma naturaleza aunque sus formas sean diferentes), según las necesidades e intereses del capital, no es nada nuevo.

Para poner en marcha lo más rápidamente posible este “Emirato Islámico” al que el capitalismo mundial ha allanado el camino, las maniobras están en marcha para unir las fuerzas y personalidades necesarias para este proyecto. El anuncio de una “amnistía general” por parte de los líderes talibanes, la presencia de ciertos líderes de facciones islámicas y étnicas de Pakistán y las negociaciones con los líderes de este país corresponden al intento de lograr la unión de los líderes, tecnócratas y elementos muyahidin del antiguo gobierno títere en el eje talibán.

Foto: Afp Mujeres Afganas manifestándose en las calles de Kabul contra los Talibanes

Mujeres privadas de sus derechos en todos los ámbitos de la vida social

Las consecuencias inmediatas del establecimiento del régimen teocrático totalitario de los talibanes, así como la liquidación de las libertades democráticas (ya ampliamente violadas) significan para las mujeres la privación total de sus derechos en todos los ámbitos de la vida social. ¡Sin embargo, fue con el pretexto de defender a las mujeres que el imperialismo estadounidense justificó su agresión militar hace veinte años! El destino atroz e inhumano impuesto a Afganistán muestra una vez más el carácter espantoso de la dominación burguesa, de sus instituciones, de su llamada “defensa de los derechos humanos y la civilización”, en realidad de la barbarie de ‘un sistema que ha pisoteado a los humanos vida y dignidad en beneficio de sus intereses egoístas

Los trágicos acontecimientos de los últimos días y la brutal dominación de los talibanes, con la ayuda de las grandes potencias capitalistas y sus aliados regionales, hicieron añicos la cruda ilusión difundida por la “sociedad civil” y ciertos “intelectuales de izquierda”. Quienes creían que apoyar la intervención imperialista podría salvar al pueblo de los oscurantistas talibanes. La experiencia del pueblo afgano, la barbarie que se le impuso expresan esta amarga verdad: el capitalismo mundial y las potencias imperialistas libran guerras sangrientas, explotan, propagan la desigualdad y la pobreza y no se preocupan por el bienestar y la libertad del pueblo. y masas pobres.

Aunque la dominación oscurantista de los talibanes impone un revés sin precedentes a la sociedad en todos los campos y asesta un golpe terrible al movimiento anticapitalista, a la igualdad, a la clase obrera y a todos los defensores de la libertad. Veamos que: el pueblo No lo acepta. La rebelión y las valientes protestas del pueblo, especialmente mujeres y jóvenes poniendo en riesgo su vida, demuestran que los talibanes no podrán imponer su régimen autoritario y sus creencias medievales.

Tarde o temprano el reinado de estos fascistas y sus patrocinadores internacionales chocará contra la protesta social, los movimientos radicales, incluido el movimiento de la clase obrera, las mujeres, los jóvenes y todos los trabajadores.

Tarde o temprano, los talibanes se enfrentarán a las demandas de la gente de pan, trabajo y libertad

Si la seguridad es la principal preocupación del pueblo hoy, no hay duda de que los talibanes tarde o temprano tendrán que enfrentarse al movimiento y las demandas del pueblo de pan, trabajo y derechos democráticos. La exigencia de “Pan, Trabajo y Libertad” será la base del torrente que destruirá a las fuerzas burguesas y sus partidarios.

Porque los talibanes, como otras corrientes islamistas, no son solo producto de la ignorancia, las creencias y el atraso: son una fracción de las fuerzas de la burguesía en las relaciones capitalistas que gobiernan el mundo. Es sobre la base de este análisis, y no sobre la aparición de estas fuerzas y sus maniobras, que deberán disponer las fuerzas revolucionarias que luchan por la igualdad. El derrocamiento del dominio oscurantista de los talibanes y su “Emirato Islámico” sólo es posible mediante la organización colectiva de la clase obrera y de todos los trabajadores en asociación con otros movimientos progresistas e igualitarios.

A medida que se desafíen las libertades y se extienda la represión, la resistencia contra los talibanes se hará más fuerte y cohesiva. Estamos convencidos de la victoria final de los trabajadores y los oprimidos sobre los criminales talibanes y sus patrocinadores internacionales.

Kabul, 23 de agosto de 2021

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s