La decisión de la Corte Suprema que anula el caso Roe vs. Wade: ¡Expresión concentrada de un sistema fracasado!

Declaración del Socialist Organizer (27 de junio de 2022)

La democracia es el gobierno de la mayoría.

La democracia, en cualquier sentido verdadero de la palabra, nunca ha existido en este país. Los ricos gobernantes, a través de un sistema bipartidista arraigado en la supremacía blanca, siempre han podido comprar a los políticos de ambos lados del pasillo a quienes confían la tarea de promover los intereses capitalistas y subvertir la voluntad de la mayoría de la clase trabajadora. En realidad, lo que tenemos es un sistema basado en un gran partido de la propiedad con dos nombres.

Sin embargo, lo que se está desarrollando hoy a un ritmo cada vez más rápido en este país es algo mucho más nefasto que la política tradicional de la república burguesa. Lo que se está desarrollando es la tiranía de la minoría. La decisión del Tribunal Supremo del 24 de junio de anular el caso Roe contra Wade es la expresión concentrada de este peligro y de un sistema político fracasado. La decisión expone el marco institucional reaccionario establecido por los «padres fundadores» de la nación -en particular, el Gran Compromiso- que está allanando el camino hacia un gobierno totalitario.

El papel del filibusterismo

En 1972, cinco meses antes de la sentencia Roe v. Wade, más republicanos que demócratas apoyaban la despenalización del aborto, según un artículo de The Washington Post (25 de agosto de 1972). En ese momento, el 64% de los votantes estadounidenses estaba de acuerdo con la afirmación de que «la decisión de abortar debe ser tomada únicamente por una mujer y su médico».

Los estrategas del Partido Republicano empezaron a prepararse para deshacer el caso Roe contra Wade incluso antes de que el Tribunal Supremo emitiera su histórica decisión. Crearon coaliciones con los cristianos evangélicos y los católicos y comenzaron a presentar candidatos a nivel local y estatal. Aprobaron leyes, a menudo con la complicidad de los demócratas conservadores, que exigían el consentimiento de los padres, períodos de espera obligatorios, restricciones a los proveedores de abortos, acceso a la propaganda religiosa y prohibiciones de financiación como la Enmienda Hyde. Las leyes otorgaban derechos de persona a los óvulos fecundados, amenazaban con criminalizar la fecundación in vitro y ofrecían recompensas por denunciar a los médicos que prestaran servicios de aborto.

Como reacción a este creciente asalto a Roe v. Wade, el movimiento feminista pidió una Ley de Protección de la Salud de la Mujer (WHPA) como medio para proteger y ampliar la sentencia del Tribunal Supremo de 1973. La WHPA se consideraba una opción de legislación federal destinada a suplantar las leyes estatales antiabortistas.

Pero la promulgación de la WHPA -al igual que la promulgación de la Ley PRO a favor de los trabajadores y otras leyes progresistas- requirió una lucha para anular el filibusterismo, una regla arcana adoptada por el Senado que es un vestigio de los días de la esclavocracia y de Jim Crow. Con el filibusterismo, 41 senadores que representan menos del 12% de la población pueden bloquear la legislación. La cifra del 12% es en sí misma una acusación a un Senado que asigna el mismo número de senadores al estado de Wyoming (con 579.000 habitantes) que a California (con 39 millones de habitantes). ¿Qué clase de democracia es ésta cuando algunos votos valen 67 veces más que otros?

Joe Biden -como otros presidentes demócratas antes que él- se negó a desafiar el filibusterismo. De hecho, desde el principio de su presidencia, apoyó abiertamente el filibusterismo, argumentando que éste era un medio necesario para promover el bipartidismo y garantizar la estabilidad de las instituciones políticas del país. (Un sistema bipartidista atrincherado, sin representación proporcional para dar voz a puntos de vista alternativos, es otro rasgo central de la naturaleza antidemocrática del sistema político estadounidense).

Otros remanentes clave de la era de la esclavitud

Los líderes de los movimientos obreros y femeninos están legítimamente alarmados por la sentencia del Tribunal Supremo que anula el caso Roe contra Wade. Advierten que el matrimonio entre personas del mismo sexo y el acceso a la anticoncepción pueden ser atacados pronto. También denuncian la reciente sentencia del Tribunal Supremo que socava la separación de la Iglesia y el Estado.

Sin embargo, la principal lección que extraen de este asalto del Tribunal Supremo al pueblo estadounidense es que debemos redoblar nuestros esfuerzos para elegir líderes del Partido Demócrata «comprometidos con la protección y la ampliación de nuestros derechos».

Pero aquí está el problema. Si la democracia prevaleciera realmente en este país, no habría una mayoría de extrema derecha en el Tribunal Supremo.

Según la Constitución, es el presidente quien nombra a los jueces del Tribunal Supremo con el consejo y el consentimiento del Senado. (No es sorprendente que se haya dejado al órgano más conservador y poco representativo del poder legislativo la elección de los nueve jueces). Tres jueces de derechas (Gorsuch, Kavanaugh y Coney Barrett) fueron nombrados por Trump. Otros dos (Roberts y Alioto) fueron nombrados por George W. Bush. Hoy en día, estos cinco jueces son responsables de deshacer muchos de los derechos fundamentales que fueron arrebatados durante los últimos 200 y más años a los capitalistas a través de amargas luchas.

¿Pero quién eligió a Trump? No fue la mayoría del pueblo estadounidense. Hillary Clinton obtuvo 3 millones de votos populares más que Trump. ¿Quién eligió a Bush en 2000? Al Gore ganó el voto popular, pero perdió en el Colegio Electoral. En cualquier democracia, Al Gore y Hillary Clinton habrían sido elegidos presidentes. Los demócratas, sin embargo, se sentaron y permitieron que se produjera el golpe de Estado constitucional. Respetaron lealmente las decisiones del Colegio Electoral, otra institución reaccionaria creada por los propietarios del Norte para apaciguar a los esclavistas del Sur al principio de la república y ganar su apoyo a la Constitución.

La composición del Senado, las prerrogativas del Senado, el filibusterismo, el Colegio Electoral y la falta de representación proporcional son sólo algunas de las características antidemocráticas de las instituciones políticas estadounidenses que subvierten la democracia y dan paso a la «tiranía de la minoría». Hay muchos otros procesos arraigados por los que se frustra la democracia en EE. UU. Entre ellos se encuentran el uso desenfrenado de dinero oscuro para comprar elecciones, la falsificación de elecciones de los distritos electorales y el asalto a los derechos de voto (especialmente de los negros y los latinos).

Elegir a los demócratas en 2022 y 2024: ¿Un camino a seguir?

En un artículo de opinión publicado en el New York Times el 25 de junio, las senadoras Elizabeth Warren y Tina Smith tomaron nota de los problemas «estructurales» a los que se enfrenta el sistema político estadounidense. Escriben.

 «Necesitamos una amplia reforma de la democracia: cambiar la composición de los tribunales, reformar las normas del Senado, como el filibusterismo, e incluso arreglar el obsoleto Colegio Electoral que permitía a los candidatos presidenciales que perdían el voto popular acceder al cargo y nombrar a cinco de los jueces que estaban de acuerdo en acabar con el derecho al aborto».

Sin embargo, se necesita algo más que una «reforma». Hay que abolir todas las instituciones que subvierten la voluntad democrática de la mayoría de la clase trabajadora.

Hoy, dos tercios del pueblo estadounidense creen que el aborto debe ser legal en todos o en la mayoría de los casos (NPR, 19 de mayo). Una gran mayoría se opone a anular el caso Roe v. Wade (NBC News, 15 de mayo). Del mismo modo, el 55% apoya Medicare para todos (Politico, 24 de marzo de 2021); el 51% apoya más fondos para empleos y servicios sociales, no para la guerra (Gallup, 16 de marzo de 2021); y el 57% apoya la Ley PRO y la reforma de la legislación laboral (DataforProgress, 20 de septiembre de 2021.

La pregunta candente es ésta: ¿Cuál es el camino por seguir para garantizar que la voluntad democrática de la mayoría del pueblo estadounidense de un cambio fundamental y duradero pueda prevalecer? ¿Qué es lo que marcará la diferencia?

En un artículo de opinión publicado en The New York Times, los senadores Warren y Smith hacen un llamamiento a los votantes para que «ayuden a los demócratas a mantener [su] control de la Cámara de Representantes y a ampliar [su] mayoría en el Senado en al menos dos votos este noviembre».

Cada dos años (elecciones de mitad de mandato) y cada cuatro años (elecciones presidenciales), los demócratas piden el apoyo de los votantes, sólo para dar la espalda a esos mismos votantes una vez que son elegidos. Los demócratas controlaron ambas cámaras del Congreso en múltiples ocasiones a lo largo de los años y podrían haber aprobado la Ley de Protección de la Salud de la Mujer, o la Ley de Libre Elección del Empleado, o la Ley de Medicare para Todos.

Los demócratas podrían haber recortado el presupuesto de guerra y proporcionar los fondos necesarios para nuestras escuelas, hospitales e infraestructuras, en lugar de aumentar la ya abultada financiación de la guerra en 40.000 millones de dólares, como hicieron el mes pasado. Podrían haber aprobado una ley que proporcionara la ciudadanía a todos los inmigrantes indocumentados de este país. La lista continúa.

No hicieron nada de eso.

Votar a los demócratas es una estrategia fallida, un callejón sin salida. Contemplados por sus financiadores de Wall Street, y siempre tan leales a las instituciones reaccionarias del capitalismo en decadencia, los demócratas no han cumplido sus promesas.

Los trabajadores y los pueblos oprimidos de este país lo saben. Por eso están abandonando el Partido Demócrata en masa, absteniéndose en elección tras elección (el 44% de los votantes registrados, en promedio, se han abstenido en los últimos 40 años), y volviéndose a registrar como independientes e incluso republicanos. No es que sean «atrasados» o «ignorantes», como quieren hacernos creer algunos expertos demócratas, sino que están hartos de mentiras y promesas fallidas. Muchos están totalmente desmoralizados y sienten que no hay esperanza.

Esta situación -esta crisis de liderazgo- es un terreno fértil para que la extrema derecha siga creciendo y capte los corazones y las mentes de los votantes desmoralizados, privados de derechos y, a menudo, sin trabajo.

¿Qué hay que hacer? ¿Qué pasos podemos dar hacia un cambio efectivo?

Es tarea de la clase obrera -empezando por los sindicatos- y de todos los pueblos oprimidos y sus organizaciones levantarse y abanderar la lucha para abolir todas las instituciones reaccionarias y los obstáculos que se interponen en el camino de la democracia y de los derechos y reivindicaciones de los trabajadores. Lo que se necesita son nuevas instituciones -y un nuevo gobierno- que estén al servicio del pueblo trabajador y de las comunidades oprimidas y que defiendan, representen y cumplan sus apremiantes demandas.

Los demócratas no llevarán a cabo esta lucha. Lo han demostrado sin lugar a dudas, y retocar las instituciones del capitalismo en decadencia, como algunos proponen ahora, no servirá.

Es necesario que los activistas de la clase trabajadora y los socialistas planteen con fuerza la necesidad de nuevas instituciones y de un gobierno de, para y por la mayoría de la clase trabajadora. Tenemos que explicar que hay una salida a esta continua deriva hacia el totalitarismo. Tenemos que luchar para que nuestros sindicatos y organizaciones comunitarias encabecen un movimiento por este objetivo alcanzable. Sólo la clase obrera, en alianza con sus aliados comunitarios, puede rediseñar las instituciones políticas de Estados Unidos y dar un giro a los intereses de la mayoría de la clase obrera.

Pero eso no es suficiente. Se necesitan pasos para llegar desde aquí.

El partido Labor and Community for an Independent Party (LCIP) se formó para promover la presentación de candidatos laborales y comunitarios independientes a nivel local y estatal en torno a una plataforma que abarque las demandas urgentes de los trabajadores y las comunidades. El objetivo explícito es avanzar en el esfuerzo por construir un partido de masas de la clase trabajadora enraizado en los sindicatos, la juventud y las comunidades de los oprimidos.

Con este objetivo, el LCIP llama a construir el apoyo y la unidad de principios con los movimientos de liberación nacional del pueblo de color y de otras nacionalidades oprimidas dentro de las fronteras de Estados Unidos en sus campañas comunitarias y electorales. La plataforma de estos candidatos independientes debe ser discutida y aprobada por las asambleas obrero-comunitarias, y los candidatos deben responder ante estas asambleas y ante las coaliciones formadas para este fin.

El segundo objetivo del LCIP es promover ampliamente en el movimiento sindical un comité que abogue por un Partido Político de Base Laboral. Una resolución adoptada por la convención nacional de octubre de 2017 de la AFL-CIO afirmaba que, «tanto si los candidatos son elegidos del Partido Republicano como del Demócrata, los intereses de Wall Street han sido protegidos y avanzados, mientras que los intereses del trabajo y de los trabajadores han sido generalmente retrocedidos».

Una segunda resolución de la convención concluía que «ha pasado el momento en que podemos conformarnos pasivamente con la política del menor de los males». El objetivo del comité será promover el debate dentro del movimiento obrero sobre la necesidad de romper con la «política del menor de los dos males» y crear un «Partido Político de Base Laboral», una referencia al título de un foro organizado por funcionarios laborales clave en la convención de la AFL-CIO de octubre de 2017. Para crear ese partido de masas de la clase trabajadora, nos organizaremos para concienciar a los sindicatos de la necesidad de romper con el Partido Demócrata. (Declaración de propósitos de la LCIP)

Nuestros dirigentes sindicales han apoyado esta resolución de boquilla, pero no han actuado para hacer avanzar esta lucha. Se ven a sí mismos como socios de la patronal en general, y tratan de convencer a sus miembros de que todos somos «clase media», que tenemos que promover los intereses tanto de Wall Street como de Main Street (es decir, los trabajadores).

Socialist Organizer está de acuerdo con los puntos de unidad de LCIP. Creemos que es hora de que los trabajadores recuperen nuestros sindicatos para luchar contra los capitalistas. Es hora de que los trabajadores recuperen los instrumentos de poder construidos a través de duras batallas. Es hora de que los sindicatos y las comunidades obreras oprimidas rompan con el Partido Demócrata y construyan un partido de la clase obrera propio.

Se han dado algunos pasos en esta dirección en el sur de California, Maryland y Carolina del Sur.

En Carolina del Sur, por ejemplo, los defensores de un Partido Laborista han logrado preservar una línea de votación del Partido Laborista de Carolina del Sur y ahora se están preparando para presentar una lista de candidatos del Partido Laborista de Carolina del Sur el próximo noviembre. Se presentarán con una plataforma que incluye el llamamiento a Medicare para todos y los derechos de los trabajadores bajo su lema principal, «Los jefes siguen teniendo dos partidos, necesitamos uno propio».

 La campaña del Partido Laborista de Carolina del Sur, sin duda, será un ejemplo para los sindicalistas y activistas de todo el país.

La situación política está llena de peligros, pero también de oportunidades. Socialist Organizer te invita a unirte a nosotros en esta lucha por la acción política independiente de la clase trabajadora. Ponte en contacto con nosotros en theorganizer@earthlink.net para saber cómo puedes participar en uno de nuestros Grupos de Estudio Revolucionario. El momento es ahora, ¡únete a nosotros!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s