Brasil: ¡Apoyo a los metalúrgicos de Renault en huelga! ¡Reinstalación de los despedidos ya!

Extraído del Jornal Resistir 25, 23 de julio de 2020

El fabricante de automóviles Renault despidió a 747 de sus empleados en la planta de São José dos Pinhais y cerró un turno de trabajo. La multinacional francesa emplea a unos 7.300 trabajadores en esta unidad y produce varios modelos, como Sandero Stepway, Logan y Kwid… ofreció un Plan de despido voluntario (PDV), pero los trabajadores rechazaron la idea de ser cómplices en los despidos y prefirieron resistir anunciando una huelga indefinida.

Los trabajadores están indignados porque han trabajando en riesgo durante la pandemia y aun así están siendo despedidos.

 El despido del 10% de la fuerza laboral del fabricante de automóviles tiene un fuerte impacto en otros trabajos indirectos y en la vida económica de la región. Vale la pena recordar que recientemente 1,000 trabajadores de Ultrafértil, en Araucária, fueron despedidos cuando el gobierno de Bolsonaro decidió cerrar la fábrica estatal de fertilizantes. Ademas la empresa propone que  aquellos que permanecen en el empleo, tendrá una suspensión del aumento salarial.

El gobierno del Estado de Paraná, por Ratinhos Junior, no puede estar exento de responsabilidad en el asunto porque hay mucho dinero público del pueblo de Paraná invertido en esta fábrica. Según la profesora Ana Lucia Guedes, en un artículo publicado en 2013 en la Revista Interdisciplinar de Gestão Social:

“Además de asociarse con el fabricante de automóviles, siendo responsable del 40% de las inversiones totales, el gobierno ofreció infraestructura, red de carreteras y ferrocarriles, aeropuerto aeropuerto internacional y el puerto de Paranaguá, ubicado a 60 km de la fábrica. Además, ofreció otros bienes públicos, como un alto nivel de calidad de vida y disponibilidad de mano de obra calificada ”.

Todos pueden ver en las calles que las flotas de automóviles del gobierno del Estado, principalmente los automóviles utilizados por la Policía Militar, son de la marca Renault. Una gran fuerza para las ventas de la empresa. La estimación es que solo en los primeros años de la instalación de Renault, el Estado de Paraná ha renunciado a más de 1.900 millones de reales en impuestos. Como si esto fuera poco, la compañía se acaba de beneficiar del MP 936 (que se convirtió en la Ley 14.020) donde el Gobierno Federal, a través del seguro de desempleo, paga parte de los salarios reducidos por la compañía debido a la reducción de las horas trabajadas.

Jornal Resistir impulsado por la Organizacion Comunista Internacionalista y militantes del PT como tribuna libre de la lucha de clases.

Vale la pena recordar que el seguro de desempleo es dinero del Fondo de Apoyo a los Trabajadores (FAT).. la compañía paga con dinero público los despidos. Una gran estafa organizada por Bolsonaro y Guedes, con el apoyo del Congreso Nacional, para mantener intactas las ganancias de los grandes jefes y  alentar con el dinero público la reducción de personal. Desafortunadamente, esta ley fue aprobada en la Cámara con el informe del diputado Orlando Silva, del PCdoB, y el voto de una parte de la bancada del PT. El liderazgo de las principales centrales sindicales celebró la aprobación del MP 936 como una victoria para los trabajadores, alegando que garantizaría salarios y empleos. Con lo que está sucediendo en Renault, podemos ver cuán equivocados estaban los diputados de la oposición y los líderes sindicales.

Exigir la reinstalación de los despedidos.

Once centrales sindicales firmaron una nota conjunta de solidaridad con los metalúrgicos de Renault. Dice la nota:

“Nos pusimos a disposición de los trabajadores del acero, liderados por el SMC en esta huelga, incluidas manifestaciones en las tiendas de Renault en todo el país, para mostrar a la sociedad la insensibilidad social de la compañía, especialmente en este grave momento de pandemia, cuando las pérdidas el empleo y los ingresos son aún más preocupante y puede llevar a familias enteras a riesgos sociales muy graves”.

Creemos que la Nota podría ser más incisiva al exigir la readmisión de los despedidos. Entonces, ¿por qué no, en lugar del esfuerzo de actos y manifestaciones frente a las tiendas concesionarias Renault, actos de solidaridad frente a las puertas de grandes plantas de ensamblaje en todo el país?

En ABC, la Ford está vendiendo las instalaciones de su fábrica a una empresa de bienes raíces, al contrario de lo que se comprometió con la dirección del sindicato, que era negociar con otra empresa en la industria. En Bahía, Ford también suspendió los contratos de 1,600 trabajadores para hacer el mismo truco de tomar dinero del gobierno para salarios y luego usar este dinero para pagar los despidos. Es hora de una acción nacional en el sector metalúrgico para defender los empleos y los salarios. Es hora de exigir una ley que prohíba los despidos.

Según Rede Brasil Atual (RBA), el presidente de la Unión de Metalúrgicos de Curitiba y la región, Sérgio Butika, habría dicho que los metalúrgicos continuarán buscando “una relación de trabajo de capital más armoniosa”. No hay evidencia, en cientos de años de capitalismo, de que el beneficio capitalista, precisamente el resultado de la explotación del trabajo, pueda armonizar con los intereses de los trabajadores.

 Al decidir ir a la huelga, los trabajadores de Renault están demostrando que ya se han dado cuenta de que la única forma de revertir los despidos actuales y recortar los derechos es luchando, de lo contrario no hay forma de vencer la avaricia y la intransigencia del gran empleador.

¡Toda solidaridad con la huelga de los metalúrgicos de Renault!

¡Reinstlación de los despedidos!

¡No a las congelaciones salariales!

¡Fin del uso de dinero público para pagar los despidos!

Renault amenaza con despidos en Francia

Renault afirma que los despidos en la planta de San José

“están en línea con el proyecto de reducción de costos anunciado por el Grupo Renault en mayo, que es válido en todo el mundo”.

Es un plan para aumentar los empleados para mantener las ganancias de los grandes accionistas. En Francia, la sede de la multinacional, por ejemplo, la planta de Flins está amenazada de cierre. Se perderán 4.500 empleos: 2.600 contratados por Renault, 1.400 trabajadores temporales y 500 subcontratistas.

El número 245 de La Tribune des Travailleurs, periódico del Partido Obrero indepediente Democratico (POID), trata sobre una manifestación frente a la fábrica de la compañía en junio . Uno de los presentes en el acto declara:

“El cierre de Flins sería un desastre para nosotros y para la región de Mantes-laJolie y Les Mureaux”.

Es el caso de los despidos en la planta de São José, que tendrán muy malas consecuencias para la economía popular local, además de agravar otros problemas sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s