¡No llores, organízate! (Serie: a 80 años de la muerte de Trotsky V)

“¡No llores, organiza!, ¡No llores por mí, organízate!. Este fue el último mensaje escrito en 1915 por el activista Joe Hill antes de su ejecución, condenado a muerte tras un juicio amañado -similar al que fueron víctimas Sacco y Vanzetti- y dirigido a sus compañeros de la gran organización sindical revolucionaria IWW (Trabajadores Industriales del Mundo). Esta declaración ha quedado como lema en la memoria del movimiento obrero estadounidense. (1) Una frase que nos viene naturalmente a la mente cuando hablamos de las reacciones del Socialist Workers Party (SWP), la organización trotskista en Estados Unidos tras el asesinato de Leon Trotsky. La brutal muerte de Trotsky fue un golpe terrible para toda la Cuarta Internacional, pero particularmente severo para su organización estadounidense.

 Muchos eran los dirigentes y  activistas del SWP que habían viajado a la Ciudad de México para discutir con Trotsky. Este último estuvo directamente involucrado en la configuración de la política del SWP, en sus luchas. Había estado al frente de la lucha política que se libraba dentro del SWP para “defender el marxismo”, es decir, rechazar en todas sus formas las concepciones según las cuales la lucha de clases entre el proletariado y la burguesía ya no era el factor esencial de la historia (2). El SWP podría haberse desestabilizado. No lo estaba.

El 24 de agosto, tres días después de la muerte de Trotsky, apareció el semanario Socialist Appeal del SWP. Un gran titular cruza la primera página: “Nombramos a Stalin como el asesino de Trotsky. La lucha de Trotsky continúa bajo la bandera de la IV Internacional ”. Este número anuncia el mitin tributo a Trotsky que se celebrará en Nueva York el 28 de agosto. También hay varios artículos dedicados a las luchas de los trabajadores estadounidenses por sus demandas y a la denuncia de las políticas del gobierno de Roosevelt. Y un llamado del comité nacional a todos los activistas del SWP:

“¡Camaradas, luchen hoy como nunca lo han hecho!” Hoy nos inclinamos ante la tumba de nuestro compañero y líder. Mañana caminaremos hacia adelante con determinación y firmeza fortalecidas. Leon Trotsky está muerto. Pero el partido de Trotsky vive y vivirá. “

En las próximas semanas, las reuniones se programan y se realizan no solo en Nueva York, sino en las principales ciudades, en los centros obreros, en Chicago, en Detroit, en Cleveland, en Toledo, en Los Ángeles, en Boston … Mientras el gobierno de los Estados Unidos se preparaba para la guerra, se aprobó una ley de reclutamiento, se intensificó la presión por la unión sagrada, estas reuniones no podrían haber tenido éxito sin una intensa movilización militante.

En Nueva York, se reúnen más de 1.500 trabajadores. En su discurso, el líder del SWP, James P. Cannon, se pregunta:

 “¿Podrán los partidarios de Trotsky cerrar filas y continuar la lucha por la victoria de la Cuarta Internacional?” Sin la menor vacilación, responde afirmativamente a esta pregunta. Luego explica que Trotsky dejó el más rico de los legados, el constituido por su programa, y agrega: “Como Marx, Trotsky estaba convencido de que cuando una idea se apodera de las masas se convierte en una fuerza material. Por eso, en su lecho de muerte, pudo afirmar su confianza en la futura victoria de la IV Internacional, que se constituye a partir de sus ideas”.

Cannon concluyó asegurando:

“muchas cosas de nuestra terrible época desaparecerán. Stalin, Hitler y Roosevelt y Churchill, todas sus mentiras y toda la hipocresía e injusticia que encarnan desaparecerán a fuego y sangre. Pero lo que Trotsky representa no desaparecerá … Vamos a despedirnos de él de una manera digna de él. No postrados por la desesperación, sino de pie, con los puños blandidos con las palabras de nuestro campo de batalla, la Cuarta Internacional de Trotsky, la Internacional será la humanidad. “

Francois de Massot

(1) La organización Industrial Workers of the World reunió a un gran sector de la vanguardia militante del proletariado estadounidense. Tuvo que enfrentar olas de represión salvaje después de la revolución de octubre de 1917 en Rusia, varios funcionarios de la IWW y muchos militantes se unieron a la Tercera Internacional. Este fue el caso de James P. Cannon, uno de los fundadores del Partido Comunista Estadounidense, quien a partir de 1928 se unió a la lucha de Trotsky.

(2) Ver sobre este tema Defensa del marxismo y la introducción de Jean-Jacques Marie a esta colección de escritos de Trotsky. Esta obra acaba de ser reeditada por Les Éditions du Travail.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s