Estados Unidos. Las “promesas sociales” de Biden bloqueadas por el Senado. ¿Hay de qué sorprenderse?

   La obstrucción de dos senadores del Partido Demócrata fue suficiente para bloquear el plan Build Back Better (BBB), (Reconstruir con mejorías) que reunía algunas promesas “sociales” de Biden. Por tanto, es en nombre de esas vagas promesas “sociales” que los dirigentes de la central sindical AFL-CIO justificaban su apoyo tradicional al Partido Demócrata y a su jefe, el actual locatario de la Casa Blanca.

   La gran prensa hace como que se sorprende. “Es una catástrofe lo que le está pasando a Joe Biden (…) Para sorpresa general, el demócrata electo de Virginia occidental Joe Manchin dijo “no” al plan BBB (…) Este plan nació muerto. Debía hacer circular un billón, 750 mil millones de dólares para bajar el precio explosivo de los medicamentos, reducir el costo del cuidado de los niños o luchar contra las emisiones de gas efecto invernadero”, escribe OUEST France (20 de diciembre). Le Parisien habla, de su parte, del “hombre que hizo fracasar el plan de Joe Biden” que es el hombre más poderoso de los Estados Unidos

Sin embargo, como lo dicen nuestros corresponsales en los Estados Unidos, no hay ninguna “sorpresa” en lo que acaba de pasar a finales de diciembre.

   “Para los demócratas, habrá siempre una buena excusa: les faltarán dos votos”, explicó el presidente de la ALF-CIO del Estado de Vermont, David Van Deusen, en una reunión organizada por el Labour and Community for an Independent Party (LCIP), un reagrupamiento de obreros que combaten por un partido obrero.

   “¿Quieren saber por qué les faltarán siempre dos votos?” preguntó Van Deusen. “Porque los patrones, que están detrás del Partido Demócrata, encontrarán siempre, y financiarán, esos dos votos. Encontrarán siempre una excusa para justificar su incapacidad a adoptar una verdadera legislación progresista”.

   No hay pues ninguna “sorpresa”. Los militantes norteamericanos del Socialist Organizer, que publican el periódico The Organaizer, nos recuerdan: “En el 2010, los demócratas controlaban las dos cámaras del Congreso (Parlamento) y los especuladores de Wall Street recibieron casi 8 billones castellanos de dólares del “plan de reactivación”, al mismo tiempo en que el proyecto de ley que hubiera facilitado la posibilidad de constituir un sindicato (obstaculizado por las leyes antisindicales norteamericanas) pasó al olvido. Hoy tenemos enfrente una situación similar: los dos senadores, Manchin y Sinema, son los chivos expiatorios cómodos. Como lo señala Van Deusen, el problema no son estos dos individuos, sino el hecho de que el movimiento obrero “no puede continuar confiando en el Partido Demócrata, que aprovecha todas las ocasiones para traicionarnos una y otra vez”.

   De esta manera era más que previsible que las promesas “sociales” de Biden -que permitieron justificar el apoyo de la AFL-CIO a los demócratas- terminarían por ser abandonadas… al mismo tiempo que la administración Biden acaba de distribuir miles de millones de dólares del plan de reactivación a las grandes empresas y de hacer adoptar ¡el presupuesto militar más elevado de todos los tiempos!

   De esta situación, los militantes norteamericanos que publican el periódico The Organizer sacan la siguiente conclusión: “Es tiempo para el movimiento obrero romper con el Partido Demócrata y construir un partido de la clase obrera, un Labor Party apoyado en los sindicatos y los oprimidos. ¡Ha llegado la hora!

…………………………………………..

Con nuestros corresponsales en los Estados Unidos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s