Brasil: Reflexiones iniciales sobre el significado de la primera vuelta de las elecciones presidenciales

Por Jean Pierre Raffi

(Extractos del No. 159 de Tribune des Travailleurs, periódico semanal del Partido Obrero Democrático Independiente)

descargaLa primera vuelta de la elección presidencial el 7 de octubre posicionó al candidato de ultraderecha con tendencia fascista Jair Bolsonaro a la delantera con 46.06% de los votos, por encima de Fernando Hadad, el candidato del Partido de Trabajadores, con el 29.24% de los votos [1]. Mientras tanto, 20.32.% de los votantes no fueron a las casillas. [2] Además, 6. 14% de los votos fueron inválidos y 2.64% fueron en blanco. Lo que esto significa que cerca del 30% del electorado no votó por ninguno de los candidatos.

En tres términos de oficina bajo la administración del PT (Lula 1, Lula 2, después Dilma Rouseff), entre 2002 y 2018 el PT perdió más de 8 millones de votos [3].

¿Cómo se llegó a esto?

Un gran número de trabajadores, activistas del PT, y la juventud se preguntaron con ansias esta misma cuestión en la noche de la primera vuelta de la elección presidencial. Ellos sabían que esta elección estaba echada a perder por el falso encarcelamiento (basado en cargos inventados) que había evitado que Lula, el candidato por los activistas del PT, fuera el candidato a la presidencia. Sabían que la dirección del PT había renunciado a la lucha contra la elección fraudulenta, al punto de aceptar el dictamen del imperialismo que previno que el pueblo brasileño eligiera al candidato de su preferencia.

Pero cómo este resultado electoral –esta pérdida de 8 millones de votos- para un partido “nacido del deseo de los trabajadores por una política independiente cansados de servir como una masa servil a la disposición de políticos y partidos determinados a mantener el orden económico, social y político actual.” (Extracto del Manifiesto de fundación del PT, Febrero 10, 1980).

Esta cuestión no puede ser respondida si no tomamos en cuenta qué hizo y no hizo el PT durante los 13 años al frente del Estado.

Aquí está lo que las tres administraciones del PT no hicieron:

-No desmantelaron las instituciones heredadas de la dictadura militar de los 60´s y 70´s (la Suprema Corte y todo el sistema de justicia, el Tribunal Supremo Electoral, Ejército, Policía Militar, Etc.), de las cuales todas animaron y permitieron el golpe de estado que removió a Dilma Rousseff del poder.

-No convocaron a la Asamblea Constituyente para poner fin a todas estas instituciones reaccionarias [4].

-No llevaron a cabo la Reforma Agraria, que hubiera dado tierras y modo de vidas apropiadas y dignas a millones de campesinos sin tierra, permitiendo, en lugar de ello, a los secuaces de los grandes terratenientes salir impunes por los asesinatos de miles de activistas del Movimiento Sin Tierra (MST).

-No se opusieron, y mucho menos revertir, a ninguna de las medidas de privatización iniciadas por el gobierno de Cardoso, privando así al pueblo brasileño y a la nación de la mayor parte de su riqueza y soberanía. Estas medidas, comenzaron bajo Cardoso, habían vendido a los intereses privados casi todos los bancos del Estado (Banestado, Banespa, Banerij), empresas de energéticos (Electropol), empresas en telecomunicaciones, ferrocarriles y carreteras. Al mismo tiempo, empresas para la perforación y refinamiento de petróleo, particularmente en aguas profundas (o pre-sal) fueron entregadas a las corporaciones petroleras trasnacionales más grandes.

-Finalmente, y esto tal vez es más emblemático que cualquier otra cosa, las administraciones del PT de Lula y Dilma Rousseff se rehusaron a renacionalizar el Vale do Rio Doce –el consorcio propietario de casi la totalidad de las reservas mineras de Brasil) – que fue privatizado por Cardoso.

Qué hicieron las administraciones del PT en lugar de esto:

-Continuaron el saqueo de la Previdência –el sistema de salud público, seguro social y los fondos para pensión y retiro.

-Escrupulosamente pagaron la deuda externa a intereses extranjeros, implementando una ley federal (superávit fiscal) que asignaba un porcentaje del pago a la deuda a gobiernos estatales y municipales, por lo tanto vaciando las arcas de estos organismos regionales y evitando que financiaran los servicios demandados por los trabajadores y sectores populares.

-Buscaron una política para establecer alianzas políticas y electorales con alas de los partidos políticos de la burguesía. Debería de ser recordado que la dirección del golpe que sacó a Dilma de la silla presidencial fue Michel Temer, el compañero de campaña y posteriormente vice-presidente.

En efecto, fue toda la gama de decisiones políticas de las tres administraciones del PT, combinado con el rechazo de la dirección del PT de luchar frontalmente contra el fraude, que llevó a 8 millones de votantes se deslindaran del PT. Todas estas decisiones de la dirección del PT le dieron la espalda a las más urgentes necesidades y aspiraciones de los trabajadores, activistas, campesinos sin tierra, y la juventud alrededor de todo Brasil.

Es un hecho el que Haddad perdió el voto con Bolsonoaro en la ciudad de Sao Bernardo do Campo, la ciudad de la clase obrera donde nació el PT.

Al mismo tiempo, está claro que un gran sector de la clase obrera y la juventud vió con horror la posibilidad que una extrema derecha nostálgico por la dictadura militar se convirtiera en el mando del Estado.

Muchos, sin duda, se movilizarán en la segunda ronda en un voto “qué más podemos hacer” al candidato del PT para bloquear el camino a Bolsonaro, candidato de la continuidad del golpe contra Dilma y Lula, y de las políticas onerosas fiscales implementadas por el presidente actual, el golpista Michel Temer.

Está claro que combatir a esta fuerza en extremo reaccionario requiere de romper con las políticas que los banqueros y capitalistas buscan imponer; requiere implementar políticas, no para la adaptación, pero aquellas que respondan positivamente a las demandas de la mayoría de la clase obrera, la juventud, y todo los oprimidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s