Rusia: El plebiscito del 1 de julio

Artículo extraído de Sotsialisticheskiï Organizator, de los camaradas del CORCI en Rusia, 8 de julio de 2020

El gobierno ruso ha convocado una consulta electoral para aprobar un conjunto de enmiendas constitucionales, la principal es la que permite que Vladimir Putin permanezca en el poder hasta 2036. Como todos esperaban, el resultado oficial es un “triunfo” para el poder

Incluso antes de que cerraran los colegios electorales, la Comisión Electoral Central se apresuró a anunciar el “triunfo” (los resultados oficiales hablan del 72,14% de los votos para las enmiendas a la Constitución, con una tasa de participación de sesenta y cinco porciento).


Las encuestas “a la salida de las urnas”, realizadas por organizaciones independientes, hablan de un 53% de los votos. Datos respaldados por lo que se observa en las regiones tradicionalmente de oposición, como la región de Irkutsk (con solo el 41% de participación), Yakutia, la región de Khabarovsk y otras.


Hubo una discusión entre los activistas de izquierda antes de esta consulta: surgieron dos puntos de vista. Algunos impulsaron el voto en contra, otros a favor del boicot activo de esta farsa electoral.


Porque de hecho fue una farsa, como lo confirmó la presidenta de la Comisión Electoral Central, Ella Panfilova, al declarar:

“Las enmiendas a la Constitución ya se adoptaron, de una manera completamente legítima. Pero debemos respetar el hecho de que el presidente ha expresado su voluntad política de escuchar la opinión del pueblo, incluso si esta consulta popular no está prevista en la Constitución actual”

Por nuestra parte, hicimos campaña por un boicot activo, lo que significa no solo no votar, sino explicar a los trabajadores el significado de esta farsa.
Los ciudadanos de Rusia se han expresado inequívocamente: la mayoría de ellos ignoraron por completo este voto o votaron en contra de las enmiendas. A pesar de los fuertes discursos (de la oposición) sobre la importancia de “mostrar su insatisfacción”, y de “expresarlo mediante votación evitará que el presidente solicite dos nuevos términos”, todo salió tan bien como fue posible para el gobierno.

Es significativo que la manifestación nacional convocada por la oposición liberal, en la Plaza Pushkin en Moscú, reunió a mil participantes en total.


Los trabajadores de base, ya sea que votaron en contra o se abstuvieron, entendieron perfectamente el escenario que les esperaba: la Comisión Electoral y el gobierno anunciarían triunfalmente el apoyo popular, como habían decidido desde el inicio.

n A. K.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s