Perú: ante la crisis política, si hay una salida propia e independiente un gobierno de los trabajadores y el pueblo sin capitalistas

A continuación presentamos la editorial del periódico El Organizador Número 39, impulsado por el Grupo Socialista Internacionalista (GSI) de Perú.

¿En que nos beneficia que sea Vizcarra o Merino?

SI HAY UNA SALIDA PROPIA, INDEPENDIENTE: ¡GOBIERNO DE LOS TRABAJADORES Y EL PUEBLO SIN CAPITALISTAS!

Los acontecimientos, producto de la lucha de clases, que se han materializado en la denominada Gran Marcha Nacional realizada el 12 en todo el país nos ha recordado lo que escribimos en el editorial de nuestro Numero 29 de diciembre de 2019 bajo el titular “Sublevaciones populares en Ecuador, Chile, Bolivia, Líbano, Irak, Cataluña, Hong Kong, Sudán, Argelia, Haití, etc.” “EN PERU TAMBIEN VA A SUCEDER”

Las movilizaciones realizadas en todo el país el 12 constituyen un pre-anuncio, el PRELUDIO de lo que viene en el proceso de la lucha de clases. ¿Será inmediato?, ¿Tomará mucho tiempo más? No podemos establecer un cronograma, lo que si podemos ver es que se ha abierto una brecha en el dique de contención construido, a lo largo de décadas, por los aparatos políticos de derecha e izquierda para impedir la movilización de millones en defensa de su supervivencia.

En el marco de la crisis económica mundial que se profundiza, pese al maquillaje estadístico mundial en curso, si podemos afirmar que las condiciones de vida y de explotación de los trabajadores y los pueblos van a continuar deteriorándose y ello va a ser el poderoso impulso hacia la insurrección popular.

Independientemente de la supuesta motivación (Vizcarra o Merino o “que se vayan todos”) en el fondo la movilización nacional está impulsada por la profunda crisis económica que afecta a millones de explotados, está impulsada por el cansancio y hartazgo con el manejo político que hacen los partidos de la derecha y la izquierda, está impulsada por el hambre, la miseria, la injusticia y la inseguridad en que están sumidos millones de seres humanos producto de la explotación, la corrupción y los grandes negocios que hacen los capitalistas con el dinero del presupuesto general de la república.

La pelea de los diferentes grupos capitalistas por acceder al control de los recursos del Estado se ha traducido en la vacancia del gobierno de Vizcarra. Otro presidente más ha asumido. Humala entrego el 28 de Julio de 2016 el poder a Kucsinzky,  en cinco años ya son cuatro los presidentes, incluido Humala, que han gobernado. Más o menos lo mismo que lo sucedido en la época previa a la guerra del Pacífico.

La vacancia de Vizcarra es expresión de una profunda descomposición de la clase dominante, del Estado puesto a su servicio, de sus instituciones, y de sus organizaciones políticas de derecha e izquierda. La podredumbre cala profundamente en sus entrañas, es parte integrante de su forma y acción de vida.

¿Importa que Vizcarra sea el responsable de que no haya oxígeno en los lugares alejados de la capital para salvar las vidas de los enfermos de COVID-19? ¿Qué haya entregado dos miserables bonos de 720 soles en estos casi 8 meses de crisis? ¿Qué a los grandes capitalistas les haya puesto decenas de miles de millones de soles en sus bolsillos bajo la forma de la “reactivación” de la economía, entre tantas trapecerías más? Para algunos dirigentes de izquierda eso no importa hay que defender a Vizcarra porque esa es la “defensa de la democracia”.

El problema para los trabajadores y el pueblo radica en que sus reivindicaciones y demandas, democráticas y nacionales no son, ni serán, solucionadas por ninguno de esos gobiernos. Vizcarra es otro enemigo de los trabajadores y el pueblo, los traicionó. Esos gobiernos solo favorecen a los grupos económicos que los han colocado en el control de los recursos del Estado.

Quienes afirman representar los intereses de los trabajadores y el pueblo pretenden seguir protegiendo los intereses de clase de los capitalistas bajo la forma del ropaje de la izquierda, levantan propuestas gaseosas con las cuales intentan cubrirse ante los ojos de los explotados y los oprimidos, presentándose como anti-sistema.

Cuando se produce una pelea de capitalistas, como la actual, casi todos esos grupos políticos (de izquierda) se compran el pleito de los capitalistas y toman partido por una de las partes en conflicto. Tratan de arrastrar a los desposeídos en su intento de ayuda a uno de los grupos capitalistas amparados en las reglas del funcionamiento “correcto” de la llamada democracia, como sucede hoy. Llegan incluso a llamar a la insurgencia. La libertad y las vidas de los explotados no deben ser sacrificados en el altar de la defensa del capitalista Vizcarra y sus intereses políticos, en el altar de la defensa de los intereses de los capitalistas.

En el caso de la auto-titulada Asamblea Nacional de los Pueblos, cuya columna vertebral es la dirección de la CGTP y sus ONG, acaban de adoptar la propuesta de un “Nuevo Pacto Social” con un programa cuyo atrevimiento mayor es demandar que se cree un nuevo impuesto especial para los ricos.

Hay otros casos en los que declaran que no están a favor de Vizcarra, ni Merino, planteando que la solución es la Asamblea Constituyente y la Nueva República, esperando que los capitalistas se lo concedan.

Hoy la propuesta de Asamblea Constituyente y Nueva República es el paraguas programático e ideológico que agrupa a la mayoría de esas organizaciones políticas para permitir que los capitalistas sigan gobernando. Esa propuesta ayuda y  protege el plan de los capitalistas al no plantear que el problema de fondo es la necesidad de un gobierno propio de los trabajadores y el pueblo sin capitalistas, que ese gobierno convoque a una Asamblea Constituyente y que proceda a constituir la nueva república que reclaman.

Las direcciones políticas de las organizaciones de izquierda y esas centrales sindicales que se adaptan a los planes capitalistas constituyen un semi-cadáver que están atadas al semi-cadáver de los capitalistas y sus partidos políticos.

Pero, antes de morir, pretenden arrastrar a los explotados y los oprimidos a sus propuestas de defensa del orden de los capitalistas, de su Estado descompuesto y la podredumbre de sus instituciones.

Sea Merino o Vizcarra: ¿cambia en algo que en el Congreso 82 de sus integrantes han tenido y tienen procesos abiertos ante el Ministerio Público por presuntos delitos? ¿va a cambiar algo al tratar, como lo van a intentar, de imponer Tía María, Conga y otras más? ¿va a cambiar algo el desastroso manejo sanitario de la pandemia? ¿serán recuperados los 6 millones de trabajos perdidos? ¿los sueldos que se paguen van a ser acordes para tener acceso a un nivel de vida decente?

La dirección de la CGTP ha emitido el 10 de Noviembre un Comunicado en el que dice: “En ese sentido el único camino que nos queda a los peruanos y a los trabajadores y las trabajadores es exigir cambios estructurales y generar nuevas reglas de juego para el buen vivir, en donde todos seamos iguales, que se reconozca la pluralidad étnica de nuestra población…” (negritas y subrayados nuestros).

Esos dirigentes que se reclaman marxistas y revolucionarios han ABDICADO, hace tiempo, en el camino de la independencia de clase, de organizar el Frente único por la satisfacción de las reivindicaciones y de la revolución obrera y campesina. Esos dirigentes sindicales y políticos no ven otra perspectiva diferente al planteamiento de la reforma de las leyes y los cambios estructurales, incluso otra Constitución aunque la redacten los representantes de los capitalistas. Pero el poder de los capitalistas, sus riquezas y propiedades son intocables.

Si lo que afirma la dirección de la CGTP: “…el único camino que nos queda a los peruanos y a los trabajadores y las trabajadores es exigir cambios estructurales…) fuere cierto lo que sucedió en Rusia en Octubre de 1917 fue una estupidez.

La dirección de la CGTP ha “olvidado”, como olvida tantos acuerdos de clase, el Acuerdo de la Asamblea Nacional de Delegados del 01-09-18 que presentó SUTPECOS que decía en su punto “1.- Que, la CGTP proponga a los partidos de izquierda que hagan la unidad para conquistar un gobierno de los trabajadores y el pueblo sin capitalistas o sus representantes.”

El cumplimiento democrático de los acuerdos adoptados es una farsa para la dirección de la CGTP.

La UNICA posibilidad de salida a la crisis en la que están millones de peruanos es ayudar a organizar la formación de comités de despedidos, de ollas populares, de mujeres, de amas de casa, de jóvenes estudiantes y jóvenes desocupados, de soldados y policías, de Frentes de Defensa, realizar asambleas populares, discutir públicamente qué tenemos que hacer para materializar el Frente Unico integrado por los explotados, por los oprimidos, por los soldados, para organizar la PRÓXIMA INSUGENCIA POPULAR e IMPONER un gobierno de los explotados y los oprimidos sin capitalistas.

Hay que ayudar a abrir una salida independiente para conquistar ese gobierno propio de los explotados y oprimidos sin capitalistas que expulse del poder del Estado a ese triste personaje que denomina “llamas y las vicuñas”  a los explotados y oprimidos (como lo hace Flores Araoz), un gobierno que expropie a los capitalistas, que nacionalice las minas, la tierra, la pesca, que utilice los capitales, la riqueza de la nación, en solucionar los problemas del agua, desagüe, vivienda, alimentación, educación, trabajo y salud de las mayorías nacionales.

Esto solo se logrará si nos unimos en torno a un Programa de Emergencia que plantee no solo las demandas populares, sino que también indique cual sería el mandato que debiera cumplir ese gobierno de los explotados. En nuestra edición N 37 del mes de Agosto hemos presentado una propuesta de Programa que procedemos a republicarlo como un aporte a la discusión.

La actual movilización de miles puede ser convertida en una movilización de millones que expresen su descontento con el sistema imperante, tal como ha sucedido en Chile, en Líbano, en Hong Kong, etc. Eso es lo que tratan de impedir las direcciones de los partidos de la izquierda y las centrales sindicales. La movilización de millones los va a sobrepasar. La agudización de la lucha de clases les causa pánico, sus patrones capitalistas pueden perderlo todo. De eso se trata: que lo pierdan todo. Eso es lo que ellos no quieren que pase.

¡FUERA EL GOBIERNO DE MERINO!

¡COMITES UNITARIOS DE BASE PARA ORGANIZAR LA INSURGENCIA!

¡POR UN GOBIERNO DE TRABAJADORES, JOVENES, MUJERES, CAMPESINOS Y DEL PUEBLO EXPLOTADO Y OPRIMIDO SIN CAPITALISTAS!

Propuesta de Programa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s