India. Los campesinos continúan movilizándose.

Desde hace casi dos semanas (leer nuestros números precedentes), más de 100,000 campesinos indios acampan en la capital del país, Nueva Delhi. Forzaron las barreras policíacas que buscaban oponerse a su entrada en la ciudad. A pesar de las provocaciones y las condiciones siempre difíciles -que causaron ya muchas muertes entre los manifestantes-, se mantienen fuertes, y declaran que solo dejarán el movimiento si el gobierno del primer ministro Modi retira el conjunto de las leyes por las cuales el mercado agrícola es totalmente entregado a las grandes firmas del agro-business y es restablecido el precio mínimo de garantía por el Estado en la compra de los productos agrícolas.

Los campesinos reunidos en Delhi expresan una ola de cólera que abarca a todo el campesinado indio (más de la mitad de la población activa del país) en un momento en que las centrales sindicales obreras habían convocado, el 26 de noviembre, a una huelga general exigiendo la abrogación de las leyes que desmantelan el Código del Trabajo. Por otro lado, el 8 de diciembre, las centrales sindicales habían ofrecido su apoyo a una jornada de protestas nacional organizado por los sindicatos campesinos.

El gobierno buscó “negociar”. Pero, de hecho, lo que quería era que los representantes de los campesinos cedieran, proponiendo enmiendas y concesiones sin cambiar en el fondo las leyes. La coordinación nacional de los sindicatos campesinos (y a pesar de múltiples intentos de intimidación, como amenazas de una represión generalizada, acusaciones contra los delegados campesinos presentándolos como agentes de China o de Paquistán) rechazó esas propuestas y ha mantenido la exigencia de la abrogación de las leyes anti-campesinas.

Hoy, los campesinos reunidos en Delhi bloquean las principales autopistas de entrada a la capital, bajo la consigna: “¡Si no hay un acuerdo con los campesinos, no habrá comida!” El gobierno evoca ahora la posibilidad de acudir a la Corte Suprema para que declare ilegal el bloqueo de las autopistas y se abra la vía dela represión. Hasta hoy, nada está resuelto.

Francois Forge Artículo extraído de Tribuna de los Trabajadores 269 16 de diciembre de 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s