Frente Único Antimperialista por la renacionalización de todo el sector energético

Movilización nacional por la aprobación de la reforma del presidente

Ruptura con el T MEC y los tratados que atan la soberanía popular

El pasado 1 de octubre el presidente Andrés Manuel López Obrador ha presentado su propuesta de reforma constitucional sobre la industria eléctrica. Esta iniciativa se presenta ante el bloqueo institucional que sufrió su reforma a las leyes secundarias frenada por los jueces quienes otorgaron múltiples amparos a las empresas privadas para su suspensión.

¿De que se trata la reforma?

La propuesta que modifica los artículos 25, 26 y 27 de la constitución, busca favorecer a la CFE y  que el 54% de la generación eléctrica sea controlada por está; suprime los organismos “autónomos” de regulación del sector; establece como “área estratégica reservada en exclusiva a la Nación”, todas las actividades relacionadas con el sector eléctrico: generación, conducción, transformación, distribución y abastecimiento  (a diferencia de la situación actual donde las áreas estratégicas se limitan a la planeación y control del sistema eléctrico, así como a la transmisión y distribución).

El gobierno busca retomar el control del sector energético y al mismo tiempo respetar la propiedad privada del mismo (…)

La necesidad de la nacionalización del sector

Para nadie es un secreto que la política del gobierno norteamericano desde hace décadas ha sido la apuesta por la apertura del sector energético mexicano. Los sucesivos intentos de modificación del artículo 27 para permitir las privatizaciones fueron prioridad de administraciones republicas y demócratas. La intención ha sido siempre el tener el acceso a los recursos naturales mexicanos, como una reserva segura para el imperialismo norteamericano…

Ante el escenario actual el control de los energéticos será crucial para que una nación pueda ejercer plenamente su soberanía y garantice a su población el acceso a los mismos. Es indispensable que el Estado tenga el control del sector y que se destinen los recursos necesarios para su desarrollo, poniendo como prioridad el acceso para la clase trabajadora, la electricidad como derecho humano.

La oposición a la reforma, entre la hipocresía ecologista y la aplicación del T MEC.

Como se esperaba los grupos empresariales del país se han posicionado en contra de la reforma del presidente, organizaciones como el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), advierten “la reforma es una regresión y que aumentara el costo para los consumidores”[1], empresas de inversión como Deloitte, advierten de la supresión del Mercado Energético y sus organismos reguladores[2], las cámaras empresariales como la COPARMEX la califican de una “Reforma Toxica para las familias”[3]

Hipócritamente se enarbola el argumento de la ecología, advirtiendo que a la reforma llevara a producción de energía en base a energías sucias como los combustibles fósiles, se emiten quejas amargas sobre el retroceso que se daría en la producción eólica y solar…que se advierte que de aprobarse la reforma recurrirán a tribunales internacionales para echarla abajo. El IMCO en su comunicado advierte de la violación al “estado de Derecho”, que debemos entender como las leyes aprobadas en la reforma privatizadora de Peña, y todo el entramado legal que ha permitido la privatización, la madre de todas estas leyes ha sido la política de Libre Comercio, los tratados aprobados, en particular el TLCAN hoy el T MEC

Las contradicciones del gobierno de AMLO es necesario abolir el T MEC

La propaganda gubernamental repite “La energía eléctrica era tuya, y te la quitaron, vamos a regresártela”.

Esta afirmación es cierta solo a medias, ya que no se plantea una renacionalización al 100% del sector, solo el control del 54% de la producción… el otro 46% se deja para la inactiva privada nacional y extranjera (…) Sujetado al marco de la propiedad privada, su iniciativa no va al fondo en el sentido de garantizar la soberanía energética, y se topa con las propias contradicciones de su gobierno. Hay que recordar que AMLO terminó de negociar el T MEC, lo firmó y  puso en práctica y aunque declaró como un logro que se excluyó de él lo relacionado con el sector energético esto no fue del todo cierto…Los senadores norteamericanos han solicitado al presidente Biden que invoque al T MEC para frenar la política energética de AMLO[4]  ya que consideran que el T MEC garantiza que los mercados deben estar abiertos para la inversión en su conjunto y esto incluye al sector energético[5], ya que la legislación previa así lo preveía.

Sin romper con el T MEC no es posible una verdadera soberanía energética.

 AMLO y MORENA apuestan por la definición del PRI, pero no por la movilización.

Existe en el pueblo de México un sentimiento nacionalista, una impresión de que con las reformas se nos ha arrebatado algo que es nuestro, y como se ha mostrado en las últimas décadas hay una disposición a movilizarse para lograr recuperar el petróleo, la energía eléctrica, las minas y en general todo lo que se ha privatizado, pero esta voluntad se topa con el obstáculo de las direcciones políticas…

En el caso de la reforma energética, se vuelve a percibir la oposición gubernamental a involucrar a la población, o al menos la movilización popular. El gobierno prefiere un acuerdo desde arriba, con las cupulas, como lo ha hecho con la iniciativa para prohibir el outsourcing o para reformar el sistema de AFORES, que terminaron siendo negociadas en los mejores términos para empresarios y banqueros.

En ese sentido el presidente ha emplazado a los legisladores del PRI para que se definan en relación al voto a favor de la reforma. Es claro que el PRI negociara aprovechando que MORENA no logró la mayoría calificada en las elecciones pasadas y venderá caro su amor.

Una política de frente único antimperialista, Un apoyo abrumador

La propuesta de AMLO busca cumplir parcialmente con la demanda… de echar abajo la reforma energética, en ese sentido esta propuesta puede desembocar en una movilización importante que cuestione el sometimiento de la nación mexicana a los planes del imperialismo norteamericano.

Las encuestas sobre el tema muestran un apoyo abrumador a la reforma, según la casa encuestadora Pollis.MX, 7 de cada 10 mexicanos está a favor de la propuesta presidencial para fortalecer a la CFE[6]. Es decir, estaría por la renacionalización del sector.

Para nosotros los militantes de la LCI, es claro que la reforma de AMLO es limitada, no plantea el problema de fondo que es la expropiación de toda la industria, para el beneficio del pueblo de México, ni plantea la nacionalización al 100% del sector.

Su propuesta se mantiene en el marco del respeto a la propiedad privada de los medios de producción, porque su programa es de carácter burgués. Lo que busca AMLO es el control estatal de la industria, pero en ese camino se enfrenta con los intereses imperialistas, para los cuales es un obstáculo el que las naciones mantengan algo de soberanía y al mismo tiempo se enfrenta a las ilusiones de las masas.

Es por ello que la LCI CORCI llama a las organizaciones populares y sindicales a realizar una política de Frente Único por la renacionalización del sector energético, del que la aprobación de la propuesta presidencial puede ser un primer paso y punto de apoyo.

Llamamos a desplegar una campaña de propaganda y agitación que plantee la renacionalización del sector y por consiguiente la ruptura con las leyes, los acuerdos y tratados que la impiden…

Mantener la independencia de clase

Sin duda es un deber para la clase trabajadora y sus organizaciones avanzar en el camino del rescate de la soberanía nacional, es por ello que se debe llamar a la movilización nacional a una gran movilización en todos los rincones del país para exigir a AMLO que vaya a fondo, para exigir a los legisladores que aprueben la reforma presentada y de no ser así, exigir la convocatoria a una asamblea constituyente para que el pueblo modifique la constitución.

Para ello es condición necesaria que la clase trabajadora se exprese como un actor político propio e independiente, que no se someta a las maniobras desde el poder, al juego de los partidos políticos.

Lo que ha quedado en evidencia en la experiencia de tres años de gobierno bonapartista de AMLO, es que la clase trabajadora no puede esperar que las reformas necesarias lleguen desde arriba, en ese sentido esta a la orden del día la creación de las organizaciones que defiendan los intereses de la clase trabajadora, en primer lugar, un Partido de los trabajadores del campo y la ciudad, que dispute la dirección política de la nación mexicana.


[1]  Puedes descargar su boletín aquí: https://imco.org.mx/wp-content/uploads/2021/10/20211001_Iniciativa-de-reforma-constitucional-CFE_Boleti%CC%81n.docx.pdf

[2] Puedes descargar su análisis de la iniciativa en https://www2.deloitte.com/content/dam/Deloitte/mx/Documents/legal/2021/Iniciativa-de-Reforma-Constitucional-en-materia-energetica.pdf

[3]  Reforma Eléctrica, una Reforma Tóxica para las Familias https://coparmex.org.mx/reforma-electrica-una-reforma-toxica-para-las-familias/

[4] https://www.eleconomista.com.mx/empresas/Senadores-de-EU-piden-ayuda-a-Biden-contra-la-politica-energetica-de-AMLO–20210721-0038.html

[5] Sobre la integración energética  en el marco del T MEC ver : https://acclaimenergy.com.mx/es/por-que-mexico-necesita-una-mayor-red-energetica-integrada-con-america-del-norte/

[6] Ver https://www.polls.mx/cms/notas/86

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s