Alemania «¡La socialización del acero sigue siendo una demanda justa! «

La empresa franco-alemana Vallourec (fabricante de tubos de acero) quiere deshacerse de dos fábricas y trasladar su producción a Brasil. En total, 2.550 empleados y sus familias están en riesgo. El 22 de noviembre, alrededor de 2.000 trabajadores se manifestaron a tal efecto en Düsseldorf. Wolfgang Freitag, líder sindical IG Metall, relata la situación en una entrevista con Freie Platform für Arbeiterpolitik (foro libre para la política de los trabajadores) editada por nuestros corresponsales en Alemania. Publicamos extractos de él.

¿Qué espera su personal de una posible venta?

El grupo claramente no desea mantener la producción industrial en Europa. La venta afecta al sector financiero, empresas y clientes. Están en juego los conocimientos técnicos, las instalaciones y las patentes. Haría falta un comprador con un proyecto industrial que garantice puestos de trabajo y emplazamientos. Sobre todo, el comprador no debe ser un tiburón financiero.

Nunca se puede suponer que el acero ya no sea necesario. Entonces, ¿Qué está en juego para la empresa?

Vallourec depende del petróleo y el gas. (…) [Pero] lo que le interesa al grupo no es saber qué productos se necesitan o cuáles se deben desarrollar, sino que, en cuanto a la deslocalización de la producción a Brasil, el objetivo es reducir los costos laborales y energéticos. Se nos dice que las tuberías se pueden producir un 25% más baratas en Brasil que en Alemania, incluso si las tuberías tienen que ser transportadas a través del Atlántico. Es una reminiscencia del cese de la minería del carbón en el área del Ruhr.

El carbón de Sudáfrica, por ejemplo, llegó por agua a las regiones del Rin y el Ruhr. ¿Qué debe hacerse?

En 2030, se necesitarían 500.000 millones de euros en Alemania solo para la descarbonización de la industria del acero.

¿Qué quieren los empleados?

Quieren conservar sus trabajos. Hemos creado un comité de «convenios colectivos», porque no queremos un convenio de empresa, sino un convenio colectivo real en caso de una posible transferencia. Mantener puestos de trabajo y emplazamientos también está en el centro de las preocupaciones porque es el problema urgente: de más de 615.000 puestos de trabajo en la industria automotriz, se espera que más de un tercio se eliminen irreparablemente durante la transición a la movilidad eléctrica.

El cierre de las fábricas de Vallourec en Alemania tendría un efecto dominó: incluidos los proveedores, es concebible que se pierdan alrededor de 7.500 puestos de trabajo. Si agrega empleados de Francia, rápidamente alcanzamos más de 10,000 puestos de trabajo garantizados por convenios colectivos en Europa.

¿No deberíamos volver a la «agenda política del acero» de IG Metall de 1985?

La socialización de la industria del acero sigue siendo una exigencia justa. También sería necesaria una «explotación nacional del acero». Se trata de proteger sitios y trabajos, y salvaguardar la producción. Bajo ninguna circunstancia se deben aceptar pasos, como en Lufthansa, que recibió miles de millones del gobierno y una «participación silenciosa».

(Wolgang Freitag, IG Metall)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s