Bolsonaro debe su mandato a la CIA y no a los brasileños

Artículo extraído del periódico Resistir 34, febrero de 2021

Los “diálogos” difundidos por el Supremo Tribunal Federal STF han mostrado la promiscuidad – en todas sus variantes – que ha dominado al poder judicial brasileño durante la operación Lava Jato.


Pero un tramo corto, revelado ayer al público, lleva una carga explosiva de muchos megatones.
En la conversación, el abogado del pastor evangélico, Deltan Dallagnol, comenta con uno de sus compañeros durante el momento en que la Justicia decreta la detención de Lula: “Regalo de la CIA”.
Eso mismo. La CIA organizó el arresto de Lula. Y el arresto de Lula lo sacó de las elecciones presidenciales de 2018, a pesar de ser el candidato favorito de acuerdo a las encuestas de opinión. Temer había planeado el juicio político de Dilma Roussef desde 2016, consultando permanentemente con la embajada de Estados Unidos.

Bolsonaro llegó a la presidencia además a través de un gran fraude, por otras razones como los mensajes falsos contra Haddad, las ausencia en los debates, la retirada del derecho al voto de más de 3 millones de brasileños y el cuento de la puñalada sospechosa y mal explicada. ahora, el extracto de la conversación de Dallagnol revela la interferencia directa de la CIA en el proceso entierra cualquier duda sobre la ilegitimidad del mandato de Bolsonaro y Mourão.


Es bueno recordar que esta injerencia de la CIA le costó al país muchos miles de puestos de trabajo, rompiendo empresas, entregando el presal al control de las multinacionales petroleras, y luego, con el mandato de Bolsonaro, los trabajadores perdieron sus históricos derechos de seguridad social. Los servicios públicos fueron severamente atacados y la población sufrió – y sufre – por la falta de interés del gobierno en combatir la pandemia y sus efectos, con poca consideración por las más de doscientas mil muertes por COVID-19 y el hambre que rodea a una porción de la población.

La revelación de que la CIA organizó el arresto de Lula para manipular las elecciones no puede convertirse en una discusión trivial, ni puede limitarse a cuestiones legales. Se trata de la soberanía del país.

Recientemente, las elecciones presidenciales de Estados Unidos han llamado la atención de los brasileños ante los intentos de Trump y sus bandas de ultraderecha de impedir que negros, latinos y pobres tengan acceso al proceso electoral, buscando distorsionar los resultados a favor. La propia gran prensa brasileña, partidaria de Biden, clamó por la democracia en Estados Unidos.


Ahora, todos en Brasil se enfrentan al hecho espantoso de que hubo una manipulación completa y burda orquestada por extranjeros en los resultados de las elecciones de 2018. La clase dominante, tan atenta a los acontecimientos de la disputa presidencial en los Estados Unidos, ciertamente cambiará mirar hacia otro lado y cambiar de tema. Pero la clase trabajadora, la mayoría del pueblo, que sufre a manos de la política de Bolsonaro no puede ignorar que está siendo gobernada por un usurpador. Si ya había motivos suficientes para intensificar las manifestaciones por “¡Fora Bolsonaro, Já!”, Se redoblaron los motivos para cuestionar la legitimidad del mandato de este gobierno.


Seamos claros, el caso es el arresto inmediato de Dallagnol y Moro por el delito de lesión y pérdida del mandato de Bolsonaro. La soberanía del pueblo brasileño y la democracia no permiten transigir con la situación y con un calendario electoral que presupone que Bolsonaro gobierna de manera fraudulenta masacrando a trabajadores hasta el 2022.

Anísio G. Home

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s